Editorial: sigue suspendido el separatismo catalán
SUSCRIBIRME POR $1/ 1 MES

Exclusivo
Opinión

Editorial: sigue suspendido el separatismo catalán

Una enorme manifestación en Barcelona cambió la ruta de la secesión y puso a reflexionar a quienes querían separar esa importante región de la vieja y eterna España.

Una enorme manifestación en Barcelona cambió la ruta de la secesión y puso a reflexionar a quienes querían separar esa importante región de la vieja y eterna España. Los líderes de la Cataluña separatista han sido obligados a reflexionar sobre lo que estaban haciendo en contra de su país y en contra de la historia nacional.

Ahora piden el diálogo sobre un hecho que pretendía cercenar a la nación española, quizás para satisfacer ambiciones políticas de quienes tomaron la dirección equivocada y pretendían que una región ciertamente importante, especialmente en el aspecto económico y tributario, tomar un camino equivocado que mereció el repudio no solo del resto de España, sino de muchos países europeos que veían esa postura como irrazonable.

Cabe destacar la enérgica actitud del jefe de gobierno español y la postura acertada del rey español. Eso sumado a la postura solidaria del resto de España y de Europa han detenido el separatismo, quizás para siempre, porque es una locura ambiciosa sin ninguna base consensual.

Si hay injusticias en el reparto de la renta nacional en perjuicio de Cataluña debe rectificarse porque se debe actuar con justicia y ponderación en la administración de los bienes públicos.