Exclusivo
Opinión

Barcelona, con la fe intacta

El próximo miércoles en el estadio Monumental se sabrá si Barcelona podrá revertir el marcador y así escribir una nueva página de gloria en su historia. ¡Vaya con fe, Ídolo del Astillero!

El miércoles pasado, Barcelona visitó canchas brasileñas para enfrentar a uno de los mejores equipos del continente americano por la fase de semifinales de la Copa Libertadores, Flamengo. Se pensó que los nervios embargarían a cada uno de los titulares en cancha al ver un estadio ya con público carioca y sobre todo enfrentar a un monstruo futbolístico como lo es Flamengo.

El pitazo inicial dio inicio a 90 minutos de lucha, esperanza y pelea permanente en busca de un cupo para la final en Uruguay. Los primeros instantes fueron de Barcelona, presionaron e incluso estuvieron cerca de anotar, pero poco a poco los brasileños empezaron a demostrar su clase y lograron ponerse en ventaja con una jugada de cabeza. El Ídolo no bajó los brazos y buscó empatar el partido, pero un contragolpe del equipo rayado terminó en gol y se comenzaba a crear una ventaja peligrosa con tintes de goleada. Para colmo terminando el primer tiempo, Nixon Molina incurrió en una segunda tarjeta amarilla y fue expulsado. A pesar de tener un jugador más el equipo local, no pudo seguir estirando el marcador e incluso faltó poco para que los toreros consiguieran el gol del descuento.

Como dicen en el barrio ‘la pelea es peleando’ y aún faltan 90 minutos en Guayaquil para demostrar de qué barro está hecho el equipo guayaquileño. Muchos pensaron que la goleada era inminente y que los canarios jugarían como equipo chico, pero no fue así. El próximo miércoles en el estadio Monumental se sabrá si Barcelona podrá revertir el marcador y así escribir una nueva página de gloria en su historia. ¡Vaya con fe, Ídolo del Astillero!