¡Biela, fanfarria y mucho odio!
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

¡Biela, fanfarria y mucho odio!

No nos ha decepcionado para nada. Nadie esperaba algo bueno de la actual campaña electoral y eso es, precisamente, lo que ha ocurrido.

Nadie esperaba una idea concreta al menos, una discusión precisa de los temas más relevantes para las ciudades y las provincias, un debate serio, planteamientos que den luces de qué hacer por el bienestar ciudadano... nadie esperaba eso, y en verdad no nos han decepcionado, porque el circo electoral no ha pasado de las ofertas vagas y populistas.

Los candidatos han sido fieles a lo que son: han ofrecido fiesta, caravanas, abrazos, cervezas, hamburguesas, lanzan camisetas a la gente, llenan los postes y las calles con carteles, pintarrajean paredes con rostros de alegría fingida, de sonrisas con colágeno... el circo de la campaña electoral en toda su dimensión.

Y, para colmo, por estos días en Quito la campaña también ha tomado tintes de odio. Fachadas de negocios, casas y hasta algunas paradas del Metro de la capital han sido vandalizadas con mensajes negativos hacia cierto candidato. ¿Nos podemos decepcionar más de esta campaña electoral? El pueblo tiene en sus manos la sentencia final el próximo 5 de febrero. Y ojalá no nos volvamos a equivocar.