Combate a los especuladores
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

Combate a los especuladores

No todo ha vuelto a la normalidad tras los 18 días de paralizaciones por las protestas de indígenas y sectores sociales en contra del gobierno de Guillermo Lasso. A los bolsillos de los ecuatorianos les hacen faltan algunas monedas para completar las compras de productos básicos.

Con el final del paro nacional, los mercados volvieron a surtirse de víveres de forma masiva y los precios elevados empezaron a caer, lo cual ha sido un alivio para muchos, pero no de todos los productos, algunos se quedaron ‘colgados’ y nadie responde por eso. Los comerciantes aseguran que con el pasar de los días bajarán.

Es precisamente este tipo de abusos los que deben estar en el ojo de las autoridades de control, que poco pudieron hacer durante la última crisis del país, donde por un brócoli que costaba 70 centavos cobraban hasta 3 dólares.

Las intendencias y comisarías deben tener presencia permanente en los centros de abastos y no apariciones esporádicas que muchas veces permiten a los especuladores poner en orden las balanzas y precios para fingir que todo es lindo y bello en sus puestos.

A la ‘sapada’ se la combate con fuerza, para que no sean los consumidores los que paguen los platos rotos. La especulación es un delito que se sanciona con cárcel de 15 a 30 días.