Desempleo en el país

Exclusivo
Opinión

Desempleo en el país

El desempleo en el Ecuador siempre ha sido un tema que ha dado de qué hablar, pero después de la llegada del coronavirus al país la situación laboral se agudizó y la pandemia dejó a más de un millón de personas desempleadas. Hoy en día, conseguir un trabajo estable es muy difícil, por eso hay quienes invierten lo que les queda de capital en pequeños negocios, otros viven de los cachuelos, trabajos temporales de corto tiempo de duración, que terminan siendo “pan de hoy, hambre para mañana”, y finalmente están los que no consiguen ni trabajo ni cachuelo, que han vivido pidiendo dinero para comer y que posiblemente ya tengan hasta el alma empeñada.

El anhelo de muchos migrantes ecuatorianos es llegar a Estados Unidos, de legales o ilegales, para trabajar de sol a sol en actividades que son ocupadas en su mayoría por latinos: la construcción, limpieza o de meseros en algún restaurante. Todo “camello” es bien recibido por estas personas que lo único que aspiran es a darle una mejor calidad de vida a sus seres amados, que dejaron en su tierra, a miles de kilómetros de distancia.

El Gobierno ecuatoriano deberá resolver problemas más serios que el desempleo en este momento, como lo es la ola de violencia que se ha disparado en los últimos meses. Mientras tanto, quienes no encuentran una salida a su crisis económica, tendrán que encomendarse a los coyoteros, seres inescrupulosos que les quitan hasta el último centavo a estas personas y que les prometen cumplir su sueño de una mejor vida fuera del país. La cosa está fregada por donde se la mire.