Exclusivo
Opinión

Editorial: Cortes de agua y electricidad

Las familias guayaquileñas, en unos sectores más que en otros, vienen sufriendo desde hace algún tiempo inesperadas suspensiones en el servicio básico de agua potable, es decir, del elemento vital para la salud, la alimentación y el aseo de los seres humanos. Y es que, según las explicaciones proporcionadas por Interagua, las tuberías del norte, centro y sur de nuestra ciudad han sufrido cuantiosos daños y fugas menores por vetustez, ya que la estructura del servicio no ha sido renovada a lo largo de algunos años.

Pero hay también otros factores que producen las molestosas interrupciones del líquido vital, las mismas que, según las autoridades del correspondiente organismo público, siguen sin un diagnóstico completo.

En lo referente al servicio eléctrico, las interrupciones no son tan continuas, pero cuando tienen lugar en sectores de la urbe y a veces en toda la ciudad, provocan daños en los electrodomésticos que muchas familias emplean a diario para diferentes usos, principalmente en los baños con duchas de agua caliente, cocinas, la TV y las radios. Y, por supuesto, el arreglar tales desperfectos significa un gasto que no se prevé en los presupuestos familiares.

Hay que entender, sin embargo, que en todas las maquinarias que requieren energía para su funcionamiento en estos dos servicios pueden ocurrir daños ocasionales, por lo que hay que pedir que se ponga más cuidado en el manejo de los sistemas que se emplean.

TE RECOMENDAMOS