Exclusivo
Opinión

Editorial: Nuestra pobre salud

El temido COVID-19 sigue multiplicándose en el mundo dejando centenares de miles de muertos, siendo Estados Unidos el país más afectado, en donde su propagación tuvo que ver con la actitud del expresidente Donald Trump, quien en un primer momento le dio poca importancia al virus.

El mundo espera la aplicación de nuevas vacunas que ya circulan por diferentes países y se confía en que de esta manera se frene la proliferación de contagios. Por ahora Estados Unidos es el país que más dosis ha administrado, con 32 millones; China le sigue con 24 millones, la Unión Europea suma 13,5 millones y Reino Unido con 10 millones.

En total son más de 103 millones de personas vacunadas en el mundo, superando el número de infectados. Una alentadora noticia.

Mientras en Ecuador recién en enero pasado se empezó a aplicar la vacuna a unos cuantos miles, quienes esperan ansiosos por su segunda dosis. A los millones de compatriotas restantes solo nos queda esperar, según el Gobierno, algunos meses más para recibir la tan esperada vacuna.

Pero mientras eso sucede, la escasez de la dosis de la pentavalente, vacuna para combatir a la difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B e influenza en los niños, ha despertado la preocupación entre los padres de familia. Calamitosa situación de la salud en nuestro pobre país. No le acertamos a nada.