La indiferencia de los políticos
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

La indiferencia de los políticos

No sintonizan con la compleja realidad de los ecuatorianos. Nuestros políticos son indolentes. Son expertos para, desde la comodidad de sus curules, ministerios y oficinas, llenarse de dilemas o estancarse en discusiones que giran en torno a sus egos y conflictos personales, mientras miles de compatriotas claman por seguridad, oportunidades de trabajo, atención médica de calidad, educación. Prometen una sociedad más justa, pero todo es una utopía. Indiferencia.

La distancia entre lo importante para el pueblo y las reformas estructurales para mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos son enormes. Poca o nula voluntad. Unos pocos duermen tranquilos mientras el país se cae a pedazos.

¿La clase política trabaja para los ciudadanos?

“En ciertas cosas sí cumplen, por ejemplo, en que los militares patrullen está bien. Pero, en otras cosas, no se acuerdan. En el IESS no hay medicinas”, Luis García, ciudadano.

“Creo que no entienden lo que el pueblo necesita. El gobierno de ahorita propuso crear plazas de trabajo, pero no se ve nada. Solo en campañas se quedan”, Alida Pincay, ciudadana.