La osadía de la delincuencia

Exclusivo
Opinión

La osadía de la delincuencia

El país no puede aceptar que las instituciones delEstado, llamadas a brindarles seguridad a los ciudadanos, no hagan su máximo esfuerzo para controlar la delincuencia y frenar la inseguridad reinante. Qué esperan para actuar con mano dura y cambiar las estrategias que por años no les han funcionado, pero que siguen aplicando como si aquellas fueran la solución a lo que ocurre.

Cómo los habitantes del país pueden sentirse seguros, si los osados delincuentes hasta incursionan en los cuarteles y se roban las armas. Es reprochable que existan, dentro de las filas policiales, uniformados que actúen como delincuentes, al robarse armas guardadas en los rastrillos para dárselas a quienes están sembrando el terror en las calles. Hay que sacar las manzanas podridas.