Exclusivo
Opinión

La reforma laboral

La semana pasada, en su primera cadena nacional, el presidente Guillermo Lasso informó sobre su propuesta de Ley de Creación de Oportunidades, que según sus palabras en el ámbito laboral “ayudaría a acceder a nuevas modalidades de empleo acordes con los tiempos que vivimos” y de ser aprobada por la Asamblea Nacional significaría un gran impulso para la reactivación económica del país.

Los puntos que señaló en televisión abierta dejaban claro, según su análisis, que dicha ley beneficiaría a los empleados, emprendedores y desempleados del país. Sin embargo, el pensar de varios asambleístas es otro y ya hay un debate abierto sobre algunos puntos de dicha propuesta, como la eliminación de la jubilación patronal, que para algunos afectaría a los derechos del trabajador, o la modificación del pago de horas extras, que se reduciría.

Lo cierto es que la clase media ecuatoriana que labora en relación de dependencia desde siempre ha tenido que endeudarse a largo plazo para comprar una casa o un carro para la familia. La lucha para los que tienen un trabajo estable es diaria, porque la competencia es grande y siempre se podrá conseguir “mano de obra más barata”, y la incertidumbre de que “hoy puedo estar y mañana me botan” está siempre presente. Si la Asamblea no aprueba la propuesta, esta iría a consulta popular y los ecuatorianos tendremos que poner sobre la balanza los pro y los contra de este plan para elegir con sapiencia y no con fanatismo.