Santa Elena, bajo la ley del terror
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

Santa Elena, bajo la ley del terror

El oleaje que durante varios días azotó la costa ecuatoriana pasó y la calma volvió. En parte, nomás. La otra ola, la que viene con arremetidas fuertes desde el año pasado, no ha cesado: la criminalidad ha hecho casa en la provincia de Santa Elena y mantiene a toda su población aterrada y al sector del turismo en ascuas.

Aunque la Policía asegura hacer su mayor esfuerzo para controlar el incremento delictivo en la provincia, la realidad es que la delincuencia organizada está ‘ahogando’ la paz ciudadana.

El descubrimiento de lo que sería una ‘escuela de sicarios’, un lugar donde los matones practican cómo disparar y hasta cómo huir en motos, confirma que este oleaje de muerte no tiene el menor indicio de acabar. ¡Estamos jodidos!