Exclusivo
Opinión

Tabla de consumo de drogas

El Gobierno de Guillermo Lasso debe lidiar con el problema de la ‘tabla de drogas’, creada para que personas consumidoras pudiesen portar dosis mínimas sin ir presas, una de las herencias del régimen de Rafael Correa y que su sucesor, Lenín Moreno, no afrontó en debida forma.

Pese a tantas opiniones adversas, algunas muy enérgicas, dicha tabla sigue aún vigente. Y esto afecta sobre todo a estudiantes menores de edad, debido al tráfico descarado en las cercanías de sus viviendas, y antes de la pandemia cerca de sus planteles educativos. Y como la pésima disposición les permite el consumo de ‘unos cuantos gramos’, nada raro ahora es que algunos niños, por novelería, empiecen a consumir estupefacientes y luego lo hagan con frecuencia, lo cual constituye un serio dolor de cabeza para sus padres y en un futuro para el Gobierno, ya que estos infantes por lo general pueden convertirse en drogadictos y algunos incluso en microtraficantes.

Voceros del anterior régimen públicamente estuvieron en contra de dicha tabla, pero nada se hizo y las clínicas clandestinas para ‘curar’ este mal hicieron su ‘Navidad’ sin estar preparadas, ni en personal ni en infraestructura.

El presidente debe darle solución. Hay que eliminar la tabla, pero también debe existir una propuesta integral para tratar este problema de salud.