Exclusivo
Actualidad

Los Bucaram van tras supuesto amenazador (¡y no es Flavio!)

Abogado de la familia del exmandatario anunció que presentarán la respectiva denuncia contra quien estaría intimidando a uno de sus hijos

Por motivos de salud, Abdalá Bucaram no acudió ayer a la audiencia de juicio.
Por motivos de salud, Abdalá Bucaram no acudió ayer a la audiencia de juicio.ARCHIVO

El número de teléfono del que salieron las presuntas amenazas en contra de la familia Bucaram Pulley está identificado. Así lo confirmó a EXTRA Alfredo Arboleda, abogado de la familia encabezada por el ex presidente de la República, Abdalá Bucaram Ortiz.

El defensor manifestó que en las próximas horas acudirá a la Fiscalía para denunciar al responsable de la intimidación.

“Realizaremos las denuncias con el fin de que los agentes investigadores puedan determinar la ubicación del teléfono, en el momento en que se realizó la llamada y a quien pertenece dicho número”, precisó.

Agregó que no puede revelar los contenidos de los mensajes, porque están en calidad de reserva. “Amenaza es amenaza. Estamos reunidos tratando el tema. Después nos pronunciaremos sobre este hecho”, sostuvo el abogado de los Bucaram.

El pasado miércoles, a través de su cuenta de Twitter, el expresidente roldosista denunció que desde un celular “están amenazando de muerte a mi hijo”. Aunque no precisó el nombre del familiar que habría sido intimidado, se presume que se trata de Jacobo Bucaram, quien permanece recluido en la Cárcel 4 de Quito, investigado por delincuencia organizada.

Se aplazó audiencia de juicio

Un tribunal aplazó ayer, por motivos de salud, las audiencias de juicio al exmandatario, acusado por tenencia ilícita de armas, informó la Fiscalía General del Estado.

En el mensaje, la Fiscalía notificaba, asimismo, que las visitas judiciales se aplazaron hasta “el 9 de noviembre”.

Bucaram, quien  gobernó el país durante medio año, entre 1996 y 1997, fue detenido el 12 de agosto pasado en un allanamiento a su domicilio por el presunto delito de tráfico ilícito de armas y municiones, en unas pesquisas realizadas con relación a otro caso de sobreprecios en la venta de insumos sanitarios.

De 68 años, el exmandatario padece afecciones cardíacas, y poco después de ser detenido fue ingresado en un hospital de Guayaquil en medio del arresto domiciliario que cumplía por la investigación judicial que se seguía en su contra.

TE RECOMENDAMOS