Exclusivo
Actualidad

Accidente Santa Elena-Guayaquil: ¡Menor se salvó de la muerte!

En la vía Guayaquil-Salinas fallecieron el padre de la menor, su enamorada y una pareja de amigos. El hombre habría intentado llevar a la pequeña, pero la mamá se lo impidió, según reveló la excónyuge.

familiares accidente santa elena
Ayer por la mañana, la hija de Jefferson Espinales permanecía junto a la mamá, quien habita en el mismo sector.

Una discusión salvó de la muerte a una niña, de 7 años, la madrugada del pasado domingo. Se trata de la hija de Jefferson Israel Espinales Zúñiga, el joven que conducía el automóvil que se estrelló contra un bus de transporte público, en la vía Guayaquil-Santa Elena.

En el percance murieron Espinales y las tres personas que lo acompañaban: su enamorada, Melany Dennisse Montoya Macías, y sus amigos Lady Mishell Hurtado Guzmán y Sergio Alexander Neira Torres, quienes también eran pareja.

Ayer, las causas del hecho aún eran indagadas por los peritos de la Oficina de Investigación de Accidentes de Tránsito (OIAT), mientras que los restos de las víctimas permanecían en el Laboratorio de Criminalística, del Puerto Principal, pues en el choque sus cuerpos se desmembraron y los forenses trabajaban para unir sus partes.

▶ Lee también: Fatal accidente en la vía Santa Elena-Guayaquil

En la cooperativa Mariuxi Febres Cordero, del Guasmo, en el sur de la urbe, había consternación por el deceso de Espinales.

Dora Granja, una vecina, comentó que “fue muy doloroso amanecer con una noticia así, sobre todo porque era alguien a quien conocíamos y apreciábamos. El accidente fue como a las 05:00 del domingo y por redes sociales se conoció casi de inmediato lo que había pasado”.

Hugo Bravo, otro lugareño, recordó que Jefferson Israel era “una persona tranquila. Él ayudaba en la economía de su hogar y también tenía una hija que estaba bajo sus cuidados”.

Y fue a ella a quien habría intentado embarcar en su vehículo, para también llevarla a disfrutar de las playas de la Península, como habría planeado. Sin embargo, no lo consiguió.

“Tuvimos una pelea porque se me la quería llevar (...), pero gracias a Dios no se la llevó, sino también hubiera estado ahí entre las víctimas”, sostuvo Joselyn Lazo, la excónyuge de Espinales. La mujer contó que se separó de Jefferson hace aproximadamente dos años y que la relación que mantenían era buena.

“Conversábamos por nuestra hija y él siempre se hizo cargo de todo. Ella vivía con él, pero los fines de semana se quedaba conmigo. Él no le hacía faltar nada. En ese sentido era muy responsable, pero le gustaba divertirse, la vida alegre”, añadió la exconviviente.

Lazo también mencionó que su expareja trabajaba como supervisor en una compañía exportadora, dentro de un puerto de Guayaquil, y que hace poco tiempo habría sido ascendido, pero no sabía a qué cargo. “Tenía un buen empleo. Su carro era nuevo y él, además, era el pilar de su hogar, puesto que era el único hijo varón”, acotó Joselyn.

A pocas cuadras de la casa de Jefferson se crió Melany Dennisse, en la cooperativa Derecho de Los Pobres. En el sitio, aún habitan algunos parientes, quienes comentaron que ella era estudiante universitaria y que estaba a un año de graduarse como ingeniera en Administración de Empresas.

“Mi hermana tuvo dos hijos: un varón y Melany. Ella no deja hijos, pues estaba dedicada a su carrera. Ella creció aquí, pero hace unos años se fue a vivir a Socio Vivienda (noroeste), porque les salió la oportunidad de tener una casa”, mencionó Hendry Macías, un tío de la víctima.

En la casa de la joven, en cambio, sus allegados evitaron hablar. Pidieron respetar su privacidad, al igual que los familiares de los otros dos fallecidos, quienes también eran de sectores del sur porteño.

▶ Lee también: Cadáveres de accidentados ya están en Guayaquil

Encontraron latas de cervezas

El director ejecutivo de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), Eduardo Ayala, informó la mañana de ayer que tras las primeras investigaciones realizadas por la OIAT se hallaron algunos indicios que servirían para esclarecer qué ocasionó el accidente que dejó como resultado a cuatro personas fallecidas.

Pero antes recordó que el hecho se produjo entre un automóvil Kía Río y un bus de la cooperativa Cica. El vehículo ligero iba en dirección hacia Santa Elena, mientras que el transporte público se dirigía a Guayaquil.

“El auto se cruza, invade carril (...). Al comienzo pensamos que pudo ser que el conductor se había quedado dormido, porque es lo que puede ocurrir a esa hora. Sin embargo, se han encontrado, lamentablemente, latas de cervezas en el vehículo particular”.

No obstante, el funcionario explicó que todavía no podía confirmar que los ocupantes del ligero automotor estuvieran alcoholizados. “Estamos esperando el informe de la Fiscalía. Ayer (domingo) en la noche estaban receptando los fluidos de los cuerpos, pero tomará hasta dos días conocer los resultados”, enfatizó Ayala.

¡Conductor quedó libre de culpa!

Como José Salas Mancheno Figueroa fue identificado el conductor del bus de la cooperativa Cica que se accidentó con un automóvil particular, en la vía Guayaquil-Santa Elena, en el sector Río Verde, cerca de la entrada a la comuna Chanduy.

El percance, en el que cuatro personas fallecieron, ocurrió a las 05:00 del pasado domingo, pero los nombres del chofer se conocieron once horas después, cuando fue localizado en la clínica privada Santa Martha, del cantón La Libertad, en Santa Elena.

El jefe de la Oficina de Investigación de Accidentes de Tránsito (OIAT), mayor Omar Rosero, manifestó que el hombre fue encontrado tras realizar un rastreo en todas las casas asistenciales de la Península.

También explicó que el chofer habría sido llevado al sitio en un “vehículo particular. Cuando lo ubicamos se lo entrevistó y reconoció que conducía el bus a la hora del fatal siniestro. Quedando de esa forma bajo custodia policial, mientras es asistido por los médicos pues presenta golpes”.

El médico que recibió al conductor no quiso dar versiones, pues sostuvo que no contaba con autorización por la administración de dicho establecimiento de salud.

Audiencia en clínica

Por las condiciones en las que se encontraba Mancheno Figueroa, las autoridades decidieron realizar las diligencias en el centro asistencial. “Como mi defendido está lesionado y se le imposibilita movilizarse, la Unidad Judicial se ha trasladado hasta la clínica para la respectiva audiencia”, mencionó César Pozo Lucas, abogado defensor del conductor.

El jurista añadió que su cliente no huyó y que en realidad fue ayudado por algunos pasajeros y personas que estaban en el sitio del suceso, quienes al ver que se desmayó lo llevaron por su cuenta hasta el centro médico.

Tras una valoración médica, los peritos establecieron que Mancheno sufrió lesiones que lo incapacitarían entre 10 y 15 días, lo que también habría sido tomado en cuenta durante la diligencia.

El abogado defensor sostuvo que su patrocinado circulaba en su carril y a la velocidad establecida en los límites. Sin embargo, la audiencia se inició por un posible delito de muerte culposa.

No obstante, al final del acto judicial, llevado a cabo a las 14:00 de ayer, no se formuló ningún cargo en contra de Mancheno. Solo se determinó que por el caso se inicie una investigación previa, por no encontrarse los elementos probatorios suficientes que inculpen al investigado, quien quedó en libertad.

Jenny Paliz, fiscal a cargo del caso, dijo que la etapa investigativa continúa y será a través de esta donde se compruebe cuál de los dos conductores fue el responsable del fatal suceso que cobró la vida de los cuatro jóvenes guayaquileños.

Auto se incrustó

El mayor Rosero detalló que en el accidente, a causa del fuerte impacto, el auto se incrustó en el bus y fue arrastrado cerca de 350 metros. Es por eso que el vehículo ligero se destruyó e, incluso, las llantas del bus se desprendieron. (VDLC)