13 reacciones seguras contra el acoso sexual callejero

Exclusivo
Actualidad

13 reacciones seguras contra el acoso sexual callejero

En el bus, el banco, la vereda o donde sea que vaya una mujer hay la posibilidad de que reciba un silbido o una grosería sobre su apariencia en la calle. ¿Qué hacer? Acá te contamos.

Esos silbidos que te lanzan cuando caminas —estando hasta en pijamas— siempre están demás, pero aun así no se detienen.

El acoso sexual es un delito, está tipificado en Código Orgánico Penal (COIP) y ni los 365 días o los tres años de prisión —incluso que pueden llegar a ser 5 con agravantes— con el que se sanciona inciden en su reducción. ¿Qué pasa en las calles?

Según las historias compartidas en la organización Hollaback! Cuenca, el acoso sexual se multiplica en el espacio público. Con la ayuda de un mapa se visualiza por puntos rosados y verdes, los lugares donde mujeres han tenido que soportarlo.

- “Estaba con mi mami en el bus y se subió un señor que parecía normal. Nos bajamos en la última parada y el señor también, cuando me di cuenta él estaba con el pantalón abajo y mostrando todo”, dice uno de los testimonios publicado en 2017.

- “Caminaba de regreso a la oficina junto a una amiga y un hombre de unos 50 años que venía de frente se me acercó y me dijo: “¡Cosa hermosa!”, le contesté que no quería su opinión y éste se enojó y me gritó: “¡Imbécil!”.

Todos estos fragmentos son partes de Hollaback, una red internacional “dedicada a erradicar el acoso en la calle utilizando la tecnología móvil”, de acuerdo a su página web.

Lo difícil entonces es actuar de una manera rápida y segura cuando se es víctima o se observa acoso sexual. Hollaback da una guía práctica para defenderse de manera efectiva en el bus.

Una recomendación a tener en cuenta es esta: “Tú seguridad es prioridad (...) Evalúa el contexto, quiénes te pueden ayudar, y a dónde te puedes refugiar”.

Esto porque aún actuando contra el acoso, la población frente a la que se denuncia puede quedarse inmóvil.

Ese fue el caso de Melissa Arias, quien narró en Facebook que vio a un hombre masturbarse en la Metrovía, avisó al conductor y a la chica que estaba alado, pero la respuesta que tuvo fue que “nadie hizo nada y cuando el resto se enteró, comenzaron a reírse”, escribió.

El acoso, sin embargo, no se reduce solo a la transportación pública, pasa regresando a tu casa por la vereda de siempre o haciendo la fila para el banco. Un caso que le ocurrió y denunció Valentina Calderón también desde sus redes sociales.

El Observatorio contra el Acoso Callejero en Chile también da 7 ideas de qué hacer cuando se producen estas situaciones desagradables.

1. Recordar la mayor cantidad de detalles posibles (aspecto físico, características que puedan individualizar al agresor más fácilmente, como tatuajes y si iba en carro, la placa)

2. Mira si hay testigos, pídeles su nombre, cédula de identidad y número de teléfono, y algún otro medio de contacto como correo electrónico, para entregarlos cuando hagas la denuncia.

Aunque aquí compartimos dos de los 7 consejos, puedes encontrar todos los demás aquí.