¡Solo cebolla y tomate!

Exclusivo
Actualidad

¡Solo cebolla y tomate!

Los comerciantes esperan la llegada de productos desde la sierra. Los clientes no se asoman por los puestos de abarrotes porque no hay nada.

Foto de Sistema Granasa
En el mercado de mayoristas de Milagro hay escasez de productos de primera necesidad.Fotos: Miguel Laje / EXTRA

Óscar López se quedó pelando cebollas en el mercado mayorista de Milagro. El comerciante esperaba que algún vehículo con legumbres arribara desde la región Andina, pero nada.

“Ahorita está vacío por el paro. Muchos compañeros no han podido viajar por el problema que está atravesando el país y sinceramente no tenemos qué ofrecer para el consumo de los clientes”, declaró.

Y es que el mercado de transferencias de la avenida Jaime Roldós, a diferencia de otros días, ayer por la mañana estaba desolado. Los espacios que generalmente están abarrotados de personas adquiriendo productos de primera necesidad, estaban vacíos.

Solo un par de comerciantes se mantenían en su puesto, expendiendo cebollas y tomates. “No hay papa, no hay legumbres, nada. Más claro, no hay ningún producto de la Sierra y no sabemos hasta cuándo será esto”, comentó con preocupación Óscar.

Junto a él estaba Clemencia Guamán, quien sacaba tomates costeños desde una caja de cartón para enfundarlos y ofrecerlos a un dólar. “Recién entró este tomate costeño y lo estamos vendiendo a un dólar para nuestros compañeros, porque todos necesitamos comer”, dijo la comerciante.

Dato

De 8 ‘latas’ a 15

En otro punto de la plaza de víveres, Víctor Sarmiento, otro comerciante de tomates, indicó que ante el bloqueo de vías por parte de los indígenas en rechazo a la eliminación del subsidio de la gasolina, decretada por el presidente Lenín Moreno la semana pasada, se ha visto en la necesidad de incrementar el precio de su producto. “Antes pagaba ocho dólares por la caja, pero ahora la compro a doce dólares y la vendo a quince”, detalló.

Durante la mañana, pocas personas acudieron al mercado en busca de alimentos. Al no hallar variedad de productos, se marchaban, mientras los comerciantes aguardaban una solución al desabastecimiento.