Exclusivo
Actualidad

¡Asesinaron a dos hermanitos!

Los padres no estaban en casa y en la madrugada que llegaron encontraron a dos -de sus tres hijos- muertos. Fiscalía maneja la hipótesis que podría tratarse de una venganza.

Imagen Caso Ollero 29 (1)
El doble crimen conmocionó a los habitantes de la zona alta de Pinllo en Ambato.YIE

A las 04:30 de hoy viernes los gritos de dolor de unos padres de familia se escucharon en casi todo el barrio del sector El Ollero, zona alta de la parroquia Pinllo, cantón Ambato, provincia de Tungurahua.

A esa hora, cuando el silencio cobijaba los hogares, en el lugar del crimen se vivía la peor escena de terror. Los dos hermanos de 14 y 10 años estaban muertos. Fueron asesinados. Sus padres, que recién llegaban de viaje, los encontraron. “Utilizaron una especie de arma blanca, como vidrio, para herir en el cuello a la niña. Al hermano lo golpearon en la cabeza. Se descarta robo y no había forzamiento en las puertas”, informó la fiscal de flagrancia Susana Llumiquinga.

Desde la madrugada en el barrio ya nadie pudo dormir. Los vecinos también lloraban por la desgracia ocurrida. “¡Tanta maldad, Dios mío! Eran solo unos niños y matarlos de esa forma es de gente muy mala”, lamentó María Chicaiza quien habita en el barrio.

▶ Lee también: ‘Pillos’ lo atacaron y se llevaron su celular

La fiscal mencionó que los padres son comerciantes mayoristas de frutas y el día antes de la desgracia salieron a las 19:00 de la casa con rumbo a Ibarra y, de acuerdo a las declaraciones de los progenitores, solo una persona que estaba realizando trabajos en la vivienda conocía del viaje.

Los padres retornaron la madrugada de ayer. En ese momento fue cuando se encontraron con la escena de terror: sus niños muertos. Uno estaba en la sala y otro en la habitación. La fiscal Susana Llumiquinga mencionó que presumen que el asesinato sea una venganza. “No es robo porque todo estaba en su lugar. No hay forzamiento de las puertas de la vivienda. Estamos investigando. Quien los asesinó sabía que los niños estaban solos. Presumimos que fue una venganza con dedicatoria”, indicó la fiscal.

De su parte, el coronel Rommel Navarrete, jefe de la Subzona de Policía de Tungurahua, lamentó lo ocurrido, se solidarizó con la familia y sostuvo que investigarán hasta resolver el caso. “Qué nos está pasando, es lamentable tanta maldad”, expresó el coronel.