Exclusivo
Actualidad

¡Mató a su amiga porque se burlaba de su acento latino!

El móvil del crimen no tiene precedentes: la mató porque le cuestionó su acento latino.

Foto de Sistema Granasa
El joven posa en la casa que cometió el macabro crimen.Internet

El móvil del crimen no tiene precedentes: la mató porque le cuestionó su acento latino. Y es que el colombiano Leandro Matías, de 26 años, responde ante la justicia por asesinar el pasado miércoles a una joven de 18 años en el sureño municipio madrileño de Valdemoro.

Matías lo confesó: “La maté por reírse de mi acento colombiano”. El sindicado la asfixió en una casa de la calle Francia de esta población, a la que se metió a la fuerza luego de que un banco en 2014 se la quitara a los propietarios. “Estoy haciendo una barbacoa de carne y se me ha quemado”, dijo el criminal a una vecina que le recriminó varias veces el humo que salía de la bodega del interior de la casa.

El inculpado sufría episodios de esquizofrenia, no se medicaba ni estaba siendo tratado por profesionales y algunos de sus allegados aseguran que sufría ataques violentos en ocasiones sin motivo aparente.

El sindicado de homicidio lo detuvo la Guardia Civil en la casa en la que se puso a vivir abusivamente. El hombre ahora es acusado de matar y descuartizar a una joven española.

En ese mismo lugar montó un centro de tatuajes y en las redes sociales se promocionaba como ‘el carnicero tatuador’.

Tras cometer el crimen, descuartizó el cuerpo de la joven y arrojó una parte a un contenedor de basura de la zona. El resto de la chica fue encontrado en la cocina para ser aderezado.

El asesino pidió ayuda a una exnovia para deshacerse del cadáver. Por eso habló por teléfono con ella, la misma que informó a las autoridades la gravedad de lo sucedido.

La delatora es una colombiana que llegó a la casa y se encontró con el asesino despedazando el cuerpo de la víctima ante su asombro.

En un descuido, sacó el móvil e hizo fotos a los restos descuartizados. Luego, ayudó a deshacerse de algunos miembros.

Cuando se fue de la vivienda, se dirigió al cuartel de la Guardia Civil de Valdemoro, mostró las fotos a los agentes y estos acudieron de inmediato al lugar, donde detuvieron a Leandro.

Aunque ayudó a conocer el caso, la joven fue detenida por el presunto delito de encubrimiento. Los agentes no descartan la implicación de un segundo individuo, a quien buscan.

Dentro de la casa las autoridades hallaron carteles de Hannibal Lecter, catanas, cuchillos y elementos para hacer ritos satánicos y brujería.

Los agentes suponen que el asesino y la víctima eran amigos y habían tenido alguna relación esporádica.

Las autoridades aún buscan otros restos de la joven que no han sido encontrados.

El detenido también reunía a jóvenes bajo el pretexto de hacer brujería y reuniones satánicas como lo atestigua el material hallado en la casa, según las últimas pesquisas.

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Valdemoro ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado.

El juez ha decretado también prisión provisional comunicada y sin fianza para la excompañera sentimental del presunto autor. Pasadas las nueve de la noche al tomar la juez encargada el caso, tomó también declaración a varios testigos.