Exclusivo
Actualidad

Suspenden las clases en Babahoyo por falta de agua

Ya son tres días sin el servicio básico y el Ministerio de Educación ordenó suspender las clases.

Imagen ft 2 corte de agua
Aún no se determina las causas para que la estación principal de bombeo haya presentado problemas.Tatiana Ortiz.

El 18 de diciembre se cumplieron tres días del desabastecimiento de agua en algunos sectores de Babahoyo. Por eso, el Ministerio de Educación suspendió las clases desde ese lunes hasta segunda orden.

El pedido lo hizo el gobernador de Los Ríos, Camilo Salinas, ante la escasez del servicio básico debido a un problema en la estación principal de bombeo de la parroquia El Salto.

Tras el daño que se presentó a las 04:00 del pasado sábado 16 de diciembre, un 60% de la población de la ciudad en conjunto con las parroquias El Salto y Barreiro, sufrieron el corte del servicio en sus hogares.

En seguida, el primer comunicado oficial de la empresa del agua Emsaba EP. fue que ya estaban trabajando para solucionar el inconveniente. Sin embargo, el porqué del daño aún no ha sido establecido por lo que esperan la llegada de los técnicos para desmontar el sistema y determinarlo.

Sin solución a la vista

Según el alcalde Johnny Terán, como medida emergente este fin de semana se habilitó dos sistemas de agua del sector La Chorrera: “Se nos fue uno de los principales pozos donde se produce la mayor cantidad de agua, tenemos una parte de la ciudad con 50% de abastecimiento”.

La autoridad recalcó que este plan B solo distribuye la mitad del agua que se necesita para cubrir toda la demanda de la zona céntrica y las dos parroquias urbanas.

En Babahoyo habitan 120.000 personas y de esa cantidad, al menos 80.000 viven la escasez.

El sistema colapsado proveía el agua con una buena presión por lo que muchos habitantes deshabilitaron cisterna y tanques de almacenamiento.

Terán agregó que aún no puede decir cuándo volverá el agua a los hogares por lo que el Cuerpo de Bomberos se encuentra distribuyendo el líquido vital en los sectores donde aún no llega.

La ciudadanía, mientras tanto, sigue disgustada por la situación ya que en algunos hogares han tenido que gastar en botellones de agua para suplir sus necesidades.

La realidad del desabastecido

A Carmen Rivera le toca comprar almuerzo todos los días porque en su casa no hay agua ni para cocinar. Ella es moradora de la ciudadela Cristo del Consuelo, se quedó sin el servicio y encima, no cuenta con reservorios para abastecerse de agua.