Exclusivo
Actualidad

Bala y candela contra dos volqueteros en Esmeraldas

Al menos tres delincuentes interceptaron a dos conductores de estos vehículos pesados para robarles. A uno lo mataron y quemaron su automotor.

VOLQUETEROS ESMERALDAS
Los bomberos que acudieron al punto lograron sofocar las llamas en uno de los automotores.Cortesía

Recostado boca arriba y con una herida de bala quedó tendido un conductor asesinado en la parroquia Borbón, en la provincia de Esmeraldas, luego de que intentaran robarle. Cerca de él estaba estacionada la volqueta que manejaba, la mañana de ayer, por la vía que conduce a un sector llamado Garrapata.

A las 08:00, su caso fue comunicado a miembros de la Policía del Distrito Eloy Alfaro, quienes acudieron hasta el punto. Allí encontraron el cuerpo de Wilfrido Bravo, por lo que se contactaron, a través del ECU-911, con personal de la Dinased y Criminalística para las siguientes diligencias.

Los agentes que arribaron primero detallaron en su informe que en la escena hallaron a otra persona con un balazo en uno de sus brazos. Se trataba de un compañero de la víctima, quien también manejaba otra volqueta.

INCENDIO EN EL COMIT (32986767)

Niño murió calcinado en un incendio, en el norte de Quito

Leer más

El sobreviviente “fue trasladado al hospital de Borbón, el mismo que se encuentra con custodia policial”, indicaron los gendarmes a sus superiores. Según los primeros indicios, las dos víctimas conducían los automotores con material pétreo y fueron interceptados por tres sujetos que quisieron robarles.

Los investigadores presumen que querían llevarse los vehículos pesados. Sin embargo, los ladrones dispararon a los conductores y antes de fugarse le prendieron fuego a uno de los carros.

Al ver esto, personas de la zona llamaron a bomberos que lograron controlar el flagelo, solo que no pudieron hacer nada por el fallecido. Hasta el mediodía de ayer, se realizaban las pericias para dar con los responsables del ataque.

WhatsApp Image 2021-01-30 at 15.01.51 (2)
El cadáver de Wilfrido Bravo quedó tendido detrás de uno de los camiones.Cortesía