Exclusivo
Actualidad

Baleado frente a su esposa y su hijo

Los tres iban en una moto por la entrada a Milagro. Fallecido registra dos antecedentes por asesinato en el 2014 y 2017 

muerto
Francisco López Villavicencio recibió varios tiros en presencia de su familia.Miguel Laje

Las detonaciones de un arma de fuego alertaron a los moradores de la ciudadela María Teresa. Era poco antes de las cinco de la tarde del martes 28 de julio de 2020, y a un costado de la carretera, al ingreso del cantón Milagro, de la provincia del Guayas, una mujer lloraba sobre el cuerpo inerte de Francisco Javier López Villavicencio.

Se trataba de Shirley Bastidas, de 33 años, quien no solo presenció el asesinato de su esposo, sino que, además, pudo resultar herida junto a su hijo menor de edad durante el ataque perpetrado por dos sujetos que se movilizaban en una moto.

Según la información que la testigo dio a los agentes policiales, minutos antes del crimen visitaron a un familiar cerca del sitio donde mataron a su conviviente, a quien conocían también con el alias de Pichi. “Manejaba la moto y mi esposo iba con mi hijo en la parte de atrás cuando se acercaron dos tipos y le dispararon”, dijo entre lágrimas.

Una vez cometido el crimen, los pistoleros huyeron con dirección hacia la parroquia Mariscal Sucre, pues del otro lado de la vía, a unos dos kilómetros de distancia, la Policía Nacional ejecutaba un operativo de control rutinario.

“Nosotros escuchamos las detonaciones y cuando salimos lo vimos que estaba ahí tirado. Escuchamos como siete tiros, pero no sabemos cuántos mismos le habrán dado”, indicó un morador.

Otro habitante que dijo ser amigo de Pichi resaltó sus cualidades para jugar pelota. “Íbamos a jugar indor y como hace quince minutos se fue porque se iba a cambiar de zapatos...”, comentó mientras observaba a los agentes de la Dinased que acordonaban la escena.

Durante el procedimiento, los agentes de Criminalística hallaron algunos indicios. No todos eran balísticos, pues en el sitio, al parecer, encontraron también una funda con varios sobrecitos. “Aparentemente se trata de una sustancia sujeta a fiscalización. Eso es lo que se va a investigar porque de lo que sabemos preliminarmente es que hay como cuatro indicios balísticos”, informó el jefe policial, Juan Carlos Mafla.

Según la base de datos de la Policía, Pichi registra dos antecedentes por asesinato en el 2014 y 2017. (ML)

TE RECOMENDAMOS