Exclusivo
Actualidad

Un policía predijo su muerte en Balzar

En medio de la consternación de los pobladores del recinto Los Amarillos, este lunes 30 de octubre se realiza el velorio de las víctimas de un accidente registrado la noche del pasado sábado en Balzar.

Imagen VELADO EN LA COMISARIA DE BALZAR

La tarde de este lunes 30 de octubre, en medio de la consternación de los pobladores del recinto Los Amarillos, en Balzar, se realiza el velorio de las víctimas de un accidente registrado la noche del pasado sábado 28 de octubre de 2017.

Wellington Figueroa, de 18 años, y su primo, de 16, perdieron la vida en el kilómetro 113 de la vía Balzar. Los jóvenes se movilizaban en una motocicleta cuando recibieron el impacto frontal de otra; en la que viajaban el policía municipal José Armando Caicedo y su yerno Leonidas Macías, también fallecidos tras el choque.

En la comisaría municipal de Balzar, la alcaldesa Patricia Macías, el comisario Segundo Barragán y demás autoridades de la localidad, recordaron a Caicedo Bravo con un homenaje póstumo. El agente laboró durante seis años en el cabildo local.

“Un compañero que fue siempre responsable en su trabajo nos deja un gran vacío en nuestras filas metropolitanas: nunca faltó a sus labores y siempre nos daba buenos consejos para que sigamos adelante a pesar de las dificultades de la vida”, comentó Narciso González Mendoza, uno de sus excompañeros.

Por otro lado, el velorio de Leonidas Macías se efectúa en la provincia de Manabí, de donde era oriundo y que dejó para mudarse con Noraima Caicedo, hija del fallecido policía municipal, en la cooperativa Ni un Paso Atrás al noroeste de Balzar. La pareja tenía trece años de relación.

Caicedo Bravo se casó, hace aproximadamente un mes, con su segunda conviviente Verónica Castro. La pareja procreó dos vástagos que ahora quedan en la orfandad. Otra de sus hijas, Rosa Caicedo Pacheco, de 34 años, comentó a EXTRA que antes de partir, junto a su cuñado, el pasado sábado, su padre le dijo: “Mija, el viernes vengo nuevamente a visitarte”.

Y como si anunciara su propia muerte también dijo a Rosa: “Si yo me muero cuida a tus dos hermanos menores. Nunca lo desampares. Me irás a visitar el Día de los Fieles Difuntos”. Tras pronunciar esa frase, el hombre salió con su yerno y minutos más tarde la familia recibió la noticia.