Exclusivo
Actualidad

“Dios le ha dado una segunda oportunidad”

Resbaló y se le enterró su propia herramienta de trabajo, en Naranjal. Sin embargo, permanece en cuidados intensivos. Extra estuvo en el sitio donde ocurrió el terrible suceso.

Imagen 20181015_143553
Así fue el estado en que quedó Carlos Samaniego luego del accidente.Archivo.

Por un estrecho camino de tierra y piedras, rodeado de espesa vegetación, con curvas cada 20 metros, fue trasladado Carlos Herminios Samaniego Orellana, de 38 años, con una barreta de hierro incrustada en su espalda, que atravesaba su cuerpo y le salía por el tórax.

Pero el herido no iba en una ambulancia, sino en la camioneta del economista Luis Reinoso, propietario del predio en el que la víctima laboraba. Con el afán de brindarle ayuda, el profesional embarcó al afectado en su vehículo y recorrió cerca de 8 kilómetros hasta llegar a la vía Panamericana, que conecta a las provincias de Guayas y El Oro.

Eran aproximadamente las 16:00 del pasado viernes y poco antes del ingreso al cantón Naranjal, una ambulancia del Cuerpo de Bomberos esperaba a la víctima, quien fue llevada a un hospital local. El carro de emergencia no pudo llegar al sitio del percance por dos motivos: la casi nula señal de comunicación en la zona y el difícil acceso.

Un equipo periodístico de Diario EXTRA hizo el recorrido y llegó a la escena donde ocurrió el percance, en el sector montañoso de San Miguel. Desde la carretera principal hasta el lugar donde laboraba el afectado, en una camioneta doble cabina, fue necesario avanzar cerca de cuarenta minutos.

Los baches, tres puentes angostos y pendientes llenas de lodo consiguieron hacer que el automotor, por momentos, perdiera estabilidad. Sin embargo, no fue nada en comparación al estado que tuvo la vía el día del percance.

El economista Reinoso reveló que ayer el terreno estaba seco, comparado a cómo estuvo el viernes. No obstante, a él le tomó menos de media hora llegar a la carretera, según comentó, por la premura de la emergencia.

La víctima sobrevivió, reiteró el propietario. “Dios le ha dado una segunda oportunidad”, afirmó mientras mostraba el lugar en el que la víctima laboraba.

Reinoso enseñó que en la parte alta de una ladera, en la que tiene cultivos de cacao, Carlos Herminios había subido para remover tierra con una barreta, pero de repente resbaló y cayó cerca de tres metros. Fue en ese instante que su propio instrumento de trabajo se le enterró.

Algunos amigos suyos y el dueño del terreno lo escucharon y corrieron en su ayuda.

El área en la que laboraba quedó inconclusa, por ahora. El economista Reinoso, quien además fue catedrático universitario, comentó que poco después de su jubilación compró el predio donde empezó a construir lo que será su vivienda, por eso poco a poco avanza en la obra.

Y fue por eso que días antes del accidente contrató en Naranjal a Samaniego Orellana, quien es albañil. Sin embargo, la víctima no es oriunda de esa localidad, sino del cantón Zaruma, en la parte alta de la provincia de El Oro, a cinco horas del lugar.

Por eso, en la zona no conocían al perjudicado, aunque todos sabían lo que había pasado, pese a que las casas más cercanas a la escena del suceso están a no menos de un kilómetro, separadas por un río y una quebrada.

Hospitalizado

Tras el accidente, Carlos Samaniego Orellana fue trasladado a Guayaquil, al hospital Luis Vernaza, donde permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).