Exclusivo
Ayuda social

Al calor de la solidaridad

Fundación ayuda a madre emprendedora a levantar su negocio de costura, luego de perderlo en un incendio

emprendedora
Una máquina y telas recibió la mujer de 58 años, quien sostiene a sus hijos con la costura.Cortesía

Mariela Rodríguez, de 58 años, vive hace 28 en la Cooperativa 25 de Julio, en el cerro San Eduardo, norte de Guayaquil. Ella cría a sus tres hijos, Anthony Ariel, de 16 años; Anthony Rafael, de 14 y Gerard de 12, a punta de hilo y aguja, es costurera.

En septiembre de 2019 su vivienda de caña fue incendiada, el cilindro de gas explotó, solo hubo pérdidas materiales. Las llamas consumieron un 90 por ciento de sus pertenencias y también afectó a su trabajo: el fuego calcinó la máquina de coser, con la cual hacía varios ‘cachuelos’.

En el tiempo que estuvo sin maquinaria se las ingenió para llevar la ‘papa’ a su hogar, para ello ponía sueros, inyecciones, asimismo aprovechaba para hacer mandados, cuidar a alguien, lo que salía.

Gracias a la solidaridad de los vecinos ella pudo comer con sus hijos; la ‘pipol’ del barrio les proveía alimentos y también le ayudaron a reemplazar algunos objetos incinerados, como colchones, olla, madera y zinc, estos últimos para que la casa vuelva a ser habitable.

RELACIONADAS

Sin embargo, Mariela, en diciembre pasado, recibió la visita de los miembros del proyecto social ‘Emprendiendo juntas’, quienes le devolvieron el sueño de volver a laborar en la costura.

Las voluntarias le ayudaron a levantar su negocio y le regalaron una máquina de coser industrial, telas; de igual manera le llevaron alimentos, ropas, zapatos y una laptop para sus vástagos, quienes ahora pueden estudiar con mayor comodidad en tiempo de pandemia.

emprendedora
Sus vecinos son sus principales clientes.Cortesía

Mariela está feliz, pues los moradores de su sector le están haciendo pedidos. Actualmente ha entregado más de 10 vestidos, una decena de shorts y varios forros para muebles, esto le ha representado 100 dólares. Ella está agradecida por la ayuda prestada, con la cual pudo cortar la ‘chirez’.