Elecciones Ecuador 2021: candidatos estuvieron bien acompañaditos
Suscríbete

Exclusivo
Actualidad

Elecciones Ecuador 2021: candidatos estuvieron bien acompañaditos

 EXTRA les 'puso' el ojo durante la jornada electoral. 

Guillermo Lasso
El candidato Guillermo Lasso llegó acompañado de su equipo.Christian Váscones

Los candidatos presidenciales hicieron de todo un poco antes y durante los comicios electorales. Uno de ellos comió tostadas, otro fue bendecido e incluso hubo uno que envió ‘corazones volados’.

En Quito, con la señal de la cruz en su frente, Andrés Arauz recibió la bendición de su abuela y empezó su jornada electoral. El candidato por Centro Democrático y Fuerza Compromiso Social llegó empujando la silla de ruedas de Flor Celina Galarza hasta el patio del colegio Santiago de Guayaquil, ubicado en el centro de la capital.

En ese lugar, funcionarios del Consejo Nacional Electoral (CNE) colocaron una urna de la Junta Receptora del Voto 008 para que la adulta mayor, de 106 años, pudiera votar.

Andrés Arauz
El candidato Andrés Arauz acompañó a votar a su abuelita.René Fraga

Esto generó reclamos de varios ciudadanos que llegaron al recinto a sufragar y se quedaron sin poder hacerlo por falta de una mesa. Los impacientes ‘chuparon’ sol por cerca de una hora hasta que se retiró Arauz y su contingente.

También le ‘llovieron’ críticas en las redes sociales por el riesgo que corría la anciana de contagiarse de COVID al estar expuesta a las aglomeraciones. Sin embargo, luego de bendecir a su nieto, retiraron a la señora. Arauz argumentó que, desde que tiene memoria, acompaña a su abuela a sufragar y esta vez no fue la excepción. “La única diferencia es que ahora ella vota por mí”.

Bien ‘papeado’

Tras ‘pegarse’ un desayuno ‘pepa’, el candidato por el partido Izquierda Democrática (ID), Xavier Hervas, llegó al colegio San Gabriel, norte de Quito, para depositar su voto. Su esposa, Anastasia Baeva, le había preparado unas tostaditas con mantequilla, jugo y leche. Todo para que el presidenciable, vestido con una camisa blanca y pulcra en la que lucía una escarapela de la ID, pueda resistir la larga jornada.

Sonriente, como siempre, Hervas caminó junto a Anastasia hasta llegar a la Junta Receptora del Voto 008. Los acompañaban sus familiares y otras personas que iban cubiertas con mascarillas. Minutos antes de entrar a votar, el candidato le dijo a EXTRA que tan pronto como se levantó ayer, se propuso “continuar soñando con el país bendecido que tenemos”.

Ya con las papeletas en mano, el empresario, quien se postuló por primera vez al sillón de Carondelet, habló de la campaña, de los jóvenes, de cómo la política impacta en la vida de los ciudadanos… e invitó a “soñar con el Ecuador diferente que todos anhelamos”. Cuando le preguntaron si era el candidato sorpresa, Hervas respondió que quisiera ser concebido como un “outsider”, que significa “competidor desconocido”. Eso sí, por ser nuevo en términos de ideas para el país. Además, insistió en que el Consejo Nacional Electoral tiene la oportunidad de resarcir las acciones que llevaron al ente a merecerse la desconfianza ciudadana.

Xavier Hervas
El candidato Xavier Hervas estuvo con su esposa.Gustavo Guamán

Gran optimismo

Mientras que el presidenciable Guillermo Lasso ejerció su derecho al voto a las 10:30 en la junta electoral 227, en la unidad educativa Ileana Espinel, situada en la avenida Miguel H. Alcívar, norte de Guayaquil.

Acompañado de su esposa María de Lourdes Alcívar y varios de sus hijos, el líder del movimiento Creando Oportunidades (CREO) sufragó, confiando en que esta tercera vez será la vencida para llegar a Carondelet.

Lasso confía en la manera en que se está manejando el proceso electoral y dijo estar seguro de que estará en la segunda vuelta. “La campaña de la segunda vuelta acaba de iniciar el domingo 7 de febrero de 2020. Daremos dura batalla democrática”, expresó.

Sin dar nombres, añadió que ciertos candidatos están desesperados ya que quedarán fuera de contienda, “porque nadie les cree”.

El dirigente indicó que todos los ecuatorianos están esperando un cambio “para no adoptar recetas económicas que han fracasado en otros países”.