Exclusivo
Actualidad

Carlos Luis Morales: ¡La ansiedad lo atacó en el Día del Padre!

Carlos Luis Morales falleció por un infarto. Su hija estuvo junto a él cuando se descompensó

MUERTE CARLOS LUIS MOR(31950816)
La madre de Carlos Luis Morales llegó a la clínica y gritó a los periodistas que allí se encontraban.Álex Lima

La pena y la ira se mezclaban en los exteriores de la clínica Kennedy, en Samborondón. Eran las 10:00 aproximadamente y, mientras el cadáver de Carlos Luis Morales yacía ayer 22 de junio de 2020 dentro de esa casa de salud afuera pasaban de las lágrimas a los gritos.

Uno de ellos alteró a quienes se aglomeraron afuera de la sala de emergencias, donde horas antes el Prefecto del Guayas fue ingresado por complicaciones en su salud que derivaron en un “infarto fulminante” que acabó con su vida a las 08:45.

“¡Todos los Arcos son unos ladrones!”, increpó Catalina Morales, hermana del exarquero de Barcelona, a una de las hijastras e hija de Sandra Arcos, esposa de Morales. La joven la interrumpió con otro grito: “¡Ya cállate, si tú nunca hablabas, estúpida!”.

La pelea verbal duró unos segundos, mientras los demás parientes del fallecido intentaban calmarlas, al explicarles que no era el momento ni el lugar para polémicas.

Este enfrentamiento evidencia el problema con la justicia en el que estaban involucrados tanto Morales como su esposa, desde inicios de junio, al ser sospechosos del delito de tráfico de influencias por el supuesto sobreprecio en la compra de insumos médicos y la presunta adjudicación de contratos a personas de su círculo cercano durante la emergencia sanitaria.

Luego de eso, Morales pidió al Ministerio Público que investigue también a los hijos de su cónyuge, quienes aparecían como dueños de las empresas vinculadas a contratos de la Prefectura.

Por esto, Arcos no estaba en el lugar y Morales tenía un grillete electrónico y la prohibición de la salida del país, aparato que, según sus hijos, impidió su reanimación.

María Alejandra Morales, hija del exdeportista, caminaba de un lado para el otro, con los ojos rojos, inyectados de lágrimas. Ensimismada, esperaba sollozante a que le entregaran el cadáver de su padre.

Carlos Luis Morles
Luis Morales, hijo del prefecto, dijo que no le quitaron el grillete electrónico a tiempo para reanimarlo.Álex Lima

Ella fue la última persona con la que el político y deportista ecuatoriano pasó los últimos momentos de su vida, antes de que un infarto terminara con sus días, a los 55 años. “Ellos almorzaron ayer (domingo por el Día del Padre)”, mencionó Mariela Romero, amiga de la familia, quien también estaba afuera de la clínica privada.

Entre lágrimas, María Alejandra contó que el exarquero de Barcelona empezó a sentirse mal desde el domingo, mientras celebraban el Día del Padre. “Él estaba mal desde ayer (domingo) por un ataque de ansiedad. Falleció por no sacarle el grillete y no poder hacerle un electroshock. Ha fallecido y sigue con el grillete”, contaba en los exteriores de la casa de salud, la cual estaba custodiada por decenas de policías.

Cuando la calma regresaba al lugar y solo se escuchaban los lamentos de los simpatizantes que llegaban de a poco, el arribo de Alicia Benítez, madre de Morales, alteró a quienes se lamentaban de su pérdida.

Tuvieron que agarrarla, cuando se dirigió a los periodistas y se desgañitó frente a ellos. “¡Ustedes acabaron con mi único hijo. Era el sostén mío!”, vociferaba y se golpeaba el pecho, enfurecida y desconsolada por la muerte de Carlos Luis.

Al lugar también llegó Víctor Aráus, comandante de la Zona 8 de la Policía, quien aseguró que supuestamente Morales había sido ingresado a la casa de salud sin signos vitales.

Carlos Luis Sánchez, abogado del prefecto, declaró que “Carlos Luis Morales llega hoy inconsciente a la clínica y los médicos no pudieron aplicarle, asistirlo o revivirlo con equipos electrónicos porque tenía puesto un grillete. Los médicos tenían miedo de actuar”.

Aseguró que un policía no había permitido el retiro del dispositivo para la reanimación y que, por este motivo, se habría dado el deceso.

Luis Morales, hijo del también expresentador de noticias, adelantó que “tomarán acciones legales” por la muerte de su progenitor y sugirió que sus problemas de salud se debían al estrés y la preocupación por las acusaciones en su contra.

Asegura que su padre llegó con vida a la clínica, pero espera a que se conozcan los informes de los médicos que lo atendieron.

A las 10:30, él había ingresado para ver a su pariente, que según dijo, todavía portaba el grillete. Contó que el domingo también hablaron y el exarquero le dijo que lo amaba.

Muerte Carlos Luis Morales
María Alejandra Morales fue quien estuvo junto a él en sus últimos momentos.Álex Lima

Aunque él señaló que “sería hermoso” que lo velaran en el estadio Monumental, los mismos familiares precisaron que por el contexto de la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus, esto estaría prohibido por el Comité de Operaciones de Emergencias (COE). Informaron que tanto la velación como el sepelio se realizarán en Parques de la Paz.

A través de la cuenta de Twitter de la Fiscalía, esta entidad informó que iniciaron una investigación sobre la muerte de Morales. Al lugar llegó el fiscal Víctor González, quien habló con los médicos y familiares. Comentó que hasta el mediodía de ayer continuaban recogiendo versiones para la investigación.

A través de un comunicado, la Prefectura del Guayas detalló que el viernes pasado, Morales compartió una celebración por el Día del Padre con funcionarios y obreros del Gobierno del Guayas, y el mismo día recorrió los cantones Balao y Naranjal.

"Grillete electrónico no influyó en la salud de Morales"

Cardiólogos consultados por EXTRA coinciden en que el grillete electrónico que llevaba Morales no afectó en su salud o reanimación, como lo denunció en redes sociales el abogado del extinto prefecto, Carlos Luis Sánchez.

El galeno Roberto Lecaro indicó que el dispositivo es un GPS. Más bien, explica, el rastreador podría sufrir una interferencia en la señal del desfibrilador, equipo que restablece el ritmo cardíaco normal mediante la aplicación de una descarga eléctrica.

De lo que conoce Lecaro, Morales llegó con signos vitales y pérdida de conocimiento. “Son signos de una muerte súbita. En la primera hora, los síntomas son un dolor en el pecho y pérdida de conocimiento, por lo general con infarto masivo, que no responde a la entubación ni a la cardioversión (procedimiento médico)”, dijo.

Por su parte, el cardiólogo Alfredo Palacio señala que el grillete electrónico no es una contraindicación para desfibrilar el corazón de un paciente que lo use.

“La complicación es dañar el dispositivo, no al paciente. Por último, el doctor veía si era necesario sacarlo o no, pues no afectaba en la salud”, dijo el expresidente de la República.

Ernesto Peñaherrera, director de Cardiología del hospital Luis Vernaza, sostiene que hay que ver en las condiciones en que llegó el paciente.

No hay ninguna contraindicación para hacerlo, porque el médico que lo atiende no puede quedarse con los brazos cruzados esperando a que llegue la llavecita para sacarlo. Y así tenga la llave se puede hacer el choque, no hay ningún impedimento para hacerlo”, remarcó.

Peñaherrera indica que en el peor de los casos puede producir una quemadura en el sitio donde está el grillete. “Porque lo que está es el choque directo al corazón y lo que se intenta es salvar músculos y tratar de revivir y de traer a la vida a una persona que está en condiciones extremas”, puntualizó. (JPZ)

MUERE Carlos Luis Morales
Una fila de policías custodiaba la clínica donde llegó el Prefecto.Freddy Rodróiguez
TE RECOMENDAMOS