Exclusivo
Actualidad

El Cholo Mendoza no tenía guardaespaldas

Su hermano, el Alcalde de Buena Fe, dijo que a veces andaba sólo con un trabajador o hacía sus vueltas con las personas de la hacienda

cholo Mendoza
La tarde del martes 22 de diciembre sepultaron a Patricio Mendoza, en Buena Fe.Daniel Vite

“Mi hermano a veces andaba con un trabajador o hacía sus vueltas con las personas de la hacienda, pero nunca había destinado a que un grupo de personas lo cuide. Definitivamente él aplicaba la frase del que nada debe nada teme”, refirió Eduardo Mendoza, alcalde del cantón Buena Fe y hermano del político fallecido Patricio Mendoza.

Estas palabras las dijo la tarde del martes 22 de diciembre, durante el sepelio de quien cariñosamente fue conocido en la provincia de Los Ríos como el Cholo Mendoza.

Recalcó el deudo que su hermano no usaba guardaespaldas porque nunca lo estimó conveniente.

Si en ocasiones lo veían junto a otras personas era solamente por amistad, pero nada más, aclaró.

Añadió que el político fue asesinado “vilmente” y que la justicia tiene que llegar para que su muerte no quede en la impunidad y así salga a la luz la verdadera razón por la que lo acallaron.

Patricio Mendoza fue acribillado al salir de un portal de comunicación, en la vía a Valencia. Uno de sus amigos que estuvo en el sitio refirió que la noche del lunes 21 de diciembre de 2020, los sicarios fueron directamente a matarlo.

Relató que al terminar la entrevista se estaban despidiendo afuera del medio, pero al dar unos cuantos pasos escuchó las detonaciones que llegaron en ráfaga, por lo que solo se lanzó hacia la parte de adentro para salvaguardar su vida.

Ahora las versiones de las personas que estuvieron junto a Mendoza, esa noche, ya están en mano de la Fiscalía para esclarecer el crimen.

Los restos del Cholo descansan en el camposanto de Buena Fe, su tierra natal. Antes de ser sepultado, una avioneta sobrevoló lanzando humo blanco en un homenaje póstumo. También un helicóptero hacía maniobras cómo simulando llevárselo al cielo lo que era aplaudido por los cientos de ciudadanos que lo acompañaron hasta su morada final. (DV)