Exclusivo
Actualidad

Los 'chongos' buscan la forma de seguir funcionando... ilegalmente

En Quito, este fin de semana se clausuraron tres sitios camuflados de restaurantes, spas u hostales.

IMG_20200823_130116
Tres establecimientos fueron clausurados durante el fin de semana.Cortesía

Desde que se inició la emergencia sanitaria los centros de tolerancia tienen prohibido funcionar por el riesgo de propagación del COVID-19. Sin embargo, en las últimas semanas se han clausurado nueve de estos sitios, según Cristian Paredes, subintendente de Policía de Pichincha.

Tres de estas intervenciones ocurrieron este fin de semana: uno aparentaba ser un spa en el sector de La Jipijapa, norte de Quito. "Era una casa con un letrero de ese negocio, pero en el interior habían cuartos y una chica en cada uno", explicó Paredes.

Los hallaron in fraganti. Los servicios se ofertaban mediante redes sociales. 4

Según el subintendente, la Unidad de Trata de Personas realizó un trabajo de inteligencia para dar con el sitio. No hubo detenidos, pues nadie se identificó como dueño o responsable, aunque la investigación quedó abierta. Tampoco se comprobó que hubo delito de trata de personas, pues todas las mujeres eran mayores de edad, aunque la mayoría extranjeras. "Solo dijeron que trabajaban allí", comentó el funcionario.

En la Shyris y Río Coca, también en el norte, se clausuró otro centro de tolerancia que aparentemente funcionaba como hostal. "Además incumplía con las medidas de bioseguridad y estaban libando", informó Estefanía Grunauer, supervisora de control de Quito.

IMG_20200823_130049
Las autoridades abrieron procesos administrativos contra los dueños de los establecimientos.Cortesía

En el sitio se hallaron botellas de licor en las habitaciones por lo que se inició un proceso administrativo para el dueño.

En este sentido, Cristian Paredes explicó que son varios los hostales que camuflan los servicios sexuales. Incluso los night clubs se han valido de otras licencias de funcionamiento para abrir, como el caso de uno en el norte que fungía como restaurante, pero que las ollas estaban vacías, según el subintendente.

En las últimas semanas, las intervenciones a estos establecimientos han aumentado según Paredes, pues la prohibición ha hecho que quienes se dedican a estas actividades busquen nuevas formas de captar clientes. "La oferta por redes sociales es cotidiana. Incluso ofrecen paquetes para cumpleaños o graduaciones", concluyó el subintendente.

TE RECOMENDAMOS