Exclusivo
Actualidad

La razón por la que ser ‘raro’ es algo normal

¿Te han dicho alguna vez que eres ‘raro’ porque te gustan los videojuegos, coleccionas cartas o tienes alguna afición por una actividad en particular?

Imagen descarga (1)

¿Te han dicho alguna vez que eres ‘raro’ porque te gustan los videojuegos, coleccionas cartas o tienes alguna afición por una actividad en particular?

Por lo general solemos ser tildados como ‘nerds’ o ‘freaks’ cuando por ejemplo nos gusta mucho la tecnología, las figuras de acción, los comics o la ciencia ficción. Pues bien, nada de esto debería avergonzarte ya que de acuerdo a un reciente estudio de la Universidad de Yale, citado por El País, nadie es normal.

¿La razón? En el artículo ‘El mito de la optimalidad en la neurociencia clínica’ de los investigadores Avram J. Holmes y Lauren M. Patrick, del departamento de psicología de Yale, defienden, desde el punto de vista psiquiátrico, que la salud y la enfermedad son conceptos plagados de valores que somos incapaces de entender de forma objetiva y que dependen del contexto sociocultural.

El asunto de la idea de lo ‘normal’ es más que nada estadístico. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría define que “lo normal, estadísticamente hablando, es lo frecuente”.

Esto podría interpretarse de que aquella persona que salga de ese ‘molde’ frecuente sería un ‘anormal’ porque no cumple lo que debe ser el comportamiento estándar. La psiquiatría por lo general suele considerar patológico (algo que no es normal) a todo lo que se le aleje de los parámetros considerados como ‘normales’.

La normalidad depende de donde se la vea

Ser normal es un concepto que tiene diferentes definiciones y depende desde que punto de vista se lo vea. Si hablamos desde lo psicológico, una persona se considera normal mientras no presente síntomas de perturbaciones psíquicas, tipo depresiones profundas, y otras conductas fuera de lo común.

Mientras desde lo social, la normalidad es aquello que acepta la sociedad como normal. Este segmento es el que establece las características que debe cumplir la normalidad. Aquí influye mucho lo cultural y la época en el concepto que tengan como normal.

Te han dicho alguna vez “no me parece normal lo que haces”, “¿te parece normal lo que estás haciendo?”. Estos son unos ejemplos de cuestionamientos que normalmente despiertan el instinto de juzgamiento de quienes nos rodean.

El aspecto subjetivo también aparece en el camino a la hora de establecer algo normal, tomando como referencia el tipo de comentarios y preguntas antes citadas.

¿Entonces qué mismo?

Se podría definir que la normalidad es una estructura social donde se encuentran los comportamientos, ideas y características que se adaptan a la vida en sociedad.

“No se trata de pensar que la gente tiene que comportarse de cierta manera en todos los casos. El humano vive en entornos cambiantes, las amenazas y las oportunidades surgen y desaparecen, y el cerebro debe adaptarse a todo eso. Hay que observar el comportamiento en su contexto”, explica a El País, Cristian Saborido, profesor del departamento de Lógica, Historia y Filosofía de la Ciencia de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España.