Exclusivo
Actualidad

Los clips, nuevos aliados del hampa en Cumbayá

En los últimos días, moradores han encontrado pedazos de estos alambres en las chapas de sus puertas. Están preocupadas por la seguridad en la zona

Alambre en la puerta
Por un lado parece un sujetador común de papel, pero últimamente los pillos han hecho de él una especie de gancho para abrir cerraduras.Cortesía

Yolanda (nombre protegido) no se percató del pedazo de alambre que había dentro de la chapa de la puerta de su vivienda hasta el dos días más tarde,  cuando intentó cerrarla para ir a trabajar. Un sujetador de papeles o clip estaba metido en la cerradura, lo que no permitía que entraran las llaves.

“Estaba doblado de una forma extra por dentro. Le habían hecho como un gancho, pero yo estaba de apuro. Así que no lo pude sacar. Cerré la chapa de abajo y me fui”, relata la mujer, quien desde hace 12 años residen en Cumbayá, en el nororiente de Quito.

Ella prefiere no dar detalles de la ubicación de su casa, pero explica que no es la primera vez que en esa calle sucede algo similar. Hace dos semanas, tres sujetos forzaron las puertas del garaje de su vecina. Aunque no lograron entrar dañaron las cerraduras.

“Una cámara del sector les había grabado. Por eso sabemos que eran tres personas que se movilizan en una camioneta”, refiere. Aunque en el momento en el que vio el alambre no le dio mucha importancia, hoy teme que los implicados regresen.

“Pude retirar el clip con una pinza, pero quedó dañado porque ahora la llave no entra bien. Me tocará cambiar la cerradura y eso es un gasto”, resalta la mujer.

Otro caso similar

Lo mismo le ocurrió a Gabriela, cuando un alambre dañó la chapa de su casa ubicada en la misma zona que la de Yolanda.

Gabriela sabe que fue por la noche cuando dos sujetos intentaron entrar a su morada. Sin embargo, ella llamó a la Policía, pero al escuchar las sirenas los hombres huyeron en un vehículo blanco. “No estoy segura si era una camioneta, pero lo que sí sé es que me olvidaron un destornillador. La Policía se comprometió a vigilar la zona después de el incidente”, concluye.