Exclusivo
Actualidad

Cómo el Vick Vaporub se convirtó en un “ungüento mágico”

El producto para aliviar resfriados lleva más de un siglo en el mercado.

Imagen Vicks-Vaporub-1-1024x565
El producto nació hace 129 años.dr-amalia-arce.com

Seguramente recuerdas a tus papás o abuelitos frotándote Vick Vaporub cuando estabas enfermo para así aliviarte el malestar. Este ungüento “mágico” nació hace 129 años y las personas lo siguen usando por ser “poderoso” y curativo.

Una mezcla de mentol, alcanfor, aceite de eucalipto y otros más, sobre una base de vaselina, componen su fórmula mágica. Pero.. ¿Cómo se convirtió en un producto tan popular?

A finales del siglo XIX, el farmaceútico Lunsford Richardson, un gran inventor de la época, tuvo una genial idea.

Richardson, nacido en California en 1854, se graduó con honores y fue profesor durante algunos años hasta que su devoción por la química pudo más. En 1880, se fue a trabajar con su cuñado, el doctor Vick. Como el médico estaba ocupado atendiendo a pacientes, Richardson se encargó de preparar los remedios para las enfermedades de la gente.

Fue ahí cuando el joven experimentó con varias recetas y dio nacimiento a lo que luego se convertiría en el famoso Vick Vaporub.

Richardson terminó patentanto 21 medicamentos, incluyendo pastillas, pomadas, aceites y cremas para contrarrestar los síntomas del resfriado, dolencias de hígado y estreñimiento.

Unos productos fueron más exitosos que otros, pero el que tuvo protagonismo fue el Vick’s Magic Croup Salve para la tos, cuyo origen se dio en 1890.

“Él tenía un bebé con una tos severa y congestión”, dijo el bisnieto de Richardson, Britt Preyer. Al tratar de buscar solución al estado del bebé, fue que el farmacéutico comenzó a experimentar con producto mentolados que provenían de Japón.

Había que frotar el ungüento en el pecho de los enfermos para que al respirar tuviese un efecto directo en los pulmones.

En 1911 fue renombrado a Vicks Vaporub, tal y como se lo conoce hasta hoy. Pero ni las extensas campañas de publicidad fueron tan efectivas para popularizar el remedio como lo fue el agresivo brote de gripe española, que devastó Estados Unidos, dejando cientos de víctimas entre 1918 y 1919.

La demanda fue tal, que la fábrica que lo producía no paraba su trabajo de día y noche. En medio de la pandemia, Richardson enfermó y murió en 1919.