Exclusivo
Actualidad

La Conaie responsabilizó al Gobierno por incidentes en Morona Santiago

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador responsabilizó al Gobierno de Rafael Correa por los incidentes en el campamento minero La Esperanza, de San Carlos Panantza, en Morona Santiago.

Imagen CzvRNZaXUAY8obH
La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador responsabilizó al Gobierno de Rafael Correa por los incidentes en el campamento minero La Esperanza, de San Carlos Panantza, en Morona Santiago.Twitter

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) responsabilizó al Gobierno del presidente Rafael Correa por los incidentes registrados en el campamento minero La Esperanza, de San Carlos Panantza, en Morona Santiago. En un enfrentamiento entre militares y policías con unos 60 miembros de la comunidad Shuar falleció un policía y resultaron heridos otros cinco policías y dos militares.

Los dirigentes de la Conaie y de la Confeniae se solidarizaron con las familias del fallecido y los heridos. Pero aseguraron que los hechos se dieron porque desde hace cinco meses no se ha dado solución al desalojo del que fueron objeto los comuneros a pesar de los llamados reiterados a las autoridades. Jorge Herrera, presidente de la Conaie, señaló que las comunidades que habitan las 15.000 hectáreas del territorio no son invasoras. Se trata dijo de comunidades milenarias que viven en esos espacios desde hace cientos de años. Hizo un llamado a los organismos de Derechos Humanos, de la ONU, la OEA y la Iglesia, para que sean los mediadores en este caso.

Pero para eso cree que el presidente debe retirar el estado de excepción decretado la noche del miércoles 14 de diciembre en el territorio. Herrera afirmó que es una infamia que el Gobierno llamara a los Shuar grupo armado ilegal porque solo se defendieron.

Marlon Vargas de la Confeniae, después de solidarizarse con las familias del policía fallecido y de los heridos, también habló de una mediación para solucionar el conflicto. Pero dijo que la responsabilidad de lo ocurrido recae en el Gobierno por no hacer las consultas a los comuneros. Convocó a todas las organizaciones y federaciones de la región amazónica a estar en máxima alerta. Indicó que el estado de excepción no les atemoriza porque nuestros sus derechos están más allá del estado de excepción. Finalmente aseguró que estarán en pie de lucha “así nos cueste la cárcel estamos dispuestos a seguir reclamando nuestros derechos territoriales que son nuestros espacios de vida”.

El ministro del Interior Diego Fuentes rechazó los actos de violencia registrados en Panantza. Señaló que el miércoles 14 de diciembre alrededor de las 17:00 informes policiales hablaron de una emboscada en el campamento. Informó que unas 80 personas fuertemente armadas atacaron a quemarropa a policías y militares que laboraban en el lugar. Anunció que los canales de diálogo siempre estuvieron abiertos y por ello no se esperaban la acción registrada. Los uniformados heridos de perdigones ya fueron atendidos y uno de ellos se encuentra en estado crítico con pronóstico reservado.

Desde Quito y Guayaquil viajaron a Macas 50 uniformados antimotines y del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) para reforzar la seguridad en el sector.