Exclusivo
Actualidad

¡Lo saquearon y 12 días después lo mataron!

Tres sujetos ingresaron a la casa de la víctima y le dieron un tiro en el tórax. El sospechoso del crimen también habría participado en el robo.

Foto de Sistema Granasa

El pasado jueves 3 de octubre el comerciante chimboracense Milton David Ramírez Ramírez denunció ante las autoridades que “una multitud de personas” violentó la puerta de su negocio de abarrotes y se le llevó más de mil dólares en mercadería.

Esa denuncia fue la que, presuntamente, lo llevó 12 días después a la muerte. “Debo indicar que temo por la seguridad de mi familia y la mía y responsabilizo a los detenidos de lo que me llegara a pasar”.

Eso dijo a las 17:45 en la sede de la Fiscalía del Guayas, ubicada en las calles 29 y la J, en el suburbio de Guayaquil.

Parece ser que esas palabras pasaron del dicho al hecho. La madrugada del martes, el hombre, de 35 años, fue asesinado dentro de su domicilio, ubicado en el solar 3, manzana 7, de la cooperativa Nelson Mandela 2, en el sector de la isla Trinitaria, al sur de Guayaquil.

En la denuncia presentada por la esposa de la víctima, Carmen (nombre protegido), detalla que: “Es el caso señor fiscal que el día de hoy martes 15 de octubre de 2019, siendo aproximadamente las 02:00, en circunstancias que me encontraba en mi domicilio estaba dormida y de repente sentí que se aproximaban tres sujetos armados, lo estaban atacando a mi esposo. Viendo lo que le estaban haciendo reaccioné cogiendo a uno de los tres sujetos por la cintura”.

El escrito indica que los otros dos hombres al ver que ella había agarrado a uno de sus compañeros de fechorías le dieron un cachazo en la cabeza y le dispararon a su esposo.

Los delincuentes huyeron por una ventana de la casa, la cual no tiene rejas. Se bajaron por un poste de alumbrado público, luego se subieron a un vehículo oscuro que estaba estacionado afuera de la vivienda. Uno de los ladrones fue identificado como Exon Gabriel Quiñónez Landázuri, conocido con el alias de Bebito.

En el documento la señora relata que días antes del saqueo ella y su esposo tuvieron una discusión con una vecina que tenía un puesto afuera de su local.

“Mi esposo le dijo que ya no siga vendiendo porque teníamos problemas. Al otro día vino Bebito a reclamarnos porque habíamos sacado a su tía del puesto. Nos amenazó de muerte”, narra la señora en el documento judicial.

La viuda también indica que desde ese incidente Bebito rondaba su casa en una motocicleta, acompañado o solo.

“El jueves 3 de octubre, día del saqueo, también estuvo presente alias Bebito y cinco personas más, las cuales se encuentran detenidas”, detalla en el escrito.

Cinco detenidos por saqueo

En la denuncia presentada por Ramírez detalla que el día en que saquearon su negocio estaba en compañía de sus tres hijos y de su esposa. Que los vecinos llamaron a la Policía y detuvieron a cinco sujetos que se encontraban dentro del local.

Los implicados fueron llevados hasta la Unidad de Vigilancia Comunitaria de Portete. A esa dependencia judicial acudió el perjudicado para poner la respectiva denuncia en contra de los cinco sujetos. “Los daños ocasionados ascienden a un valor aproximado de 1.000 dólares”, denunció aquel día.

El fiscal Víctor González explicó que el día del saqueo Ramírez presentó la denuncia y luego los policías lo acompañaron a su casa. “No se acercó a decirnos que estaba siendo amenazado. Al parecer, estas personas ya lo tenían tramado”, indicó el funcionario judicial.

González comentó que el lunes pasado se iba a desarrollar la audiencia de procedimiento directo en contra de los sospechosos, pero no se efectuó porque los presos no fueron trasladados a la dependencia judicial.

“Los policías me contaron que el día lunes el señor se acercó a la Fiscalía, pero como no se dio la audiencia se retiró. Los familiares de los detenidos querían firmar una conciliación con el comerciante”, refirió el funcionario judicial.

Horas después de la diligencia que no se llevó a cabo, Milton David fue asesinado. Sus verdugos le dieron un balazo en el tórax, el proyectil le perforó el corazón y pulmón. Su deceso se produjo en el centro de salud donde fue llevado por sus familiares.

“Ya no puedo más con tanto dolor”

“Gracias a todos por tanto cariño a mi esposo y a mi familia. Gracias por venirlo a despedir. No tengo palabras, ya no puedo más con tanto dolor”, dijo llorando la esposa del hombre asesinado.

Mientras la señora agradecía a familiares, vecinos y amigos, el féretro de su amado era retirado de la iglesia evangélica donde fue velado hasta las 09:00 de ayer.

El fallecido descansará en su tierra natal, el cantón Colta, provincia de Chimborazo. El desconsuelo por la muerte de su cónyuge se reflejaba en el rostro y en las palabras de la chimboracense. Sus palabras arrancaron más de una lágrima y suspiros entre las personas que asistieron a despedirlo.

La moradora María González era una de las presentes. “Como no venir a darle el último adiós. Era una buena persona. Siempre acudía a su tienda para comprar. Cuando no me atendía él lo hacía su señora. No entiendo lo sucedido”, comentó consternada María.

Otra vecina, Janeth Mora, dijo llorando que lo conocía desde hace varios años y que la víctima se había ganado el cariño y respeto de los moradores.

Antes de ser embarcado en un vehículo para ser trasladado a Colta, el ataúd fue cargado por vecinos y ‘paseado’ por las calles del populoso sector del sur de la ciudad.

En el rostro de los lugareños que acompañaron al féretro en el recorrido se evidenciaba la tristeza por la muerte del vendedor. Un allegado a la víctima dijo que no sabe si la señora volvería a abrir el local, ya que ahora teme por su vida y la de sus hijos. “Solo queremos que se haga justicia. Tememos por nuestras vidas. A él lo amenazaron y cumplieron”, dijo el pariente.

Ramírez y su familiares llegaron hace 15 años a Guayaquil y poco tiempo después montaron el negocio de abarrotes. La pareja tenía tres hijos, todos menores de edad.

Implicado en el hecho habría liderado saqueo

La detención de Exon Quiñónez, el implicado en la muerte del chimboracense, se produjo casi seis horas después del crimen.

El comandante de la Zona 8 de Policía, general Ramiro Ortega Curipallo, informó que Quiñónez fue identificado como la persona que disparó al comerciante y que su captura se suscitó a diez cuadras de donde ocurrió el asesinato.

“La Policía allanó la casa donde se ocultó. El hombre estaba en su interior del domicilio”, refirió el comandante zonal.

También detalló que los tres sujetos llegaron a la vivienda del comerciante en un vehículo e ingresaron forzando las cerraduras. Luego someten y forcejean con la pareja. Finalmente terminan matando al hombre.

Ortega detalló que alias Bebito también habría participado en el saqueo del local del comerciante asesinado que está ubicado en la planta baja.

“Los saqueadores pertenecen al mismo barrio. Bebito es quien disparó al comerciante y es el que lideró el saqueo a su propiedad”, informó el general Ortega.

Indicó que los otros dos implicados están siendo buscados por la Policía.

En la audiencia de formulación de cargos a Quiñónez le dictaron prisión preventiva y será juzgado por el delito de asesinato, tipificado en el artículo 140 del Código Orgánico Integral Penal (COIP). De acuerdo a este artículo, en caso de ser encontrado culpable podría pagar una condena de hasta 26 años de cárcel.