Exclusivo
Actualidad

¡Dio un martillazo y explotó el inodoro!

Un joven perdió la vida cuando realizaba trabajos en el baño de su casa, en Manga del Cura, cantón El Carmen. Ocurrió frente a su esposa, quien está embarazada.

Foto de Sistema Granasa
Una explosión misteriosa acabó con la vida del muchacho, quien trataba de hacer un orificio pequeño en los bloques de la pared del baño,

Por pocas horas, Darío García, de 25 años, pudo disfrutar la noticia de que sería papá. Entusiasmado por la llegada de su primogénito, el joven hacía arreglos en su domicilio, ubicado en la comuna rural Dos de Agosto, en Manga del Cura, cantón El Carmen.

Una explosión misteriosa acabó con la vida del muchacho, quien trataba de hacer un orificio pequeño en los bloques de la pared del baño, presuntamente para drenar agua hacia un pozo séptico, aproximadamente a las 11:30 del pasado martes.

Tras el ruido en este estrecho espacio, el joven terminó con sus manos destrozadas -la izquierda parcialmente amputada y la otra con sus dedos incompletos- y cortes pequeños, pero profundos en su rostro, brazos y tórax.

“Sonó durísimo. Se escuchaba llorar a alguien, corrí a mirar, era mi hijito que estaba tirado en el piso, destrozado el cuerpo, la manito mocha, la otra con los dedos reventados”, contó Aura Carranza, madre del afectado, quien vive en el mismo sector.

Lourdes Díaz, pareja de García, estaba con el muchacho al momento del accidente. Mientras su amor picaba el bloque, ella limpiaba y recogía los escombros. La mujer, de siete semanas de gestación, dijo a la familia del fallecido que fue apenas un golpe con el martillo en la pared y el tanque de agua del baño reventó.

Sin perder tiempo, y con la esperanza de que sobreviva, familiares y allegados de García lo trasladaron por sus propios medios al subcentro de salud de La Bramadora, donde solo se verificó su deceso.

Agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) acudieron a la casa asistencial para el levantamiento del cadáver, para luego llevarlo hasta el centro forense de Santo Domingo.

En el domicilio de la víctima se recopilaron evidencias e indicios que permitan el esclarecimiento del hecho. El piso estaba ensangrentado. Había restos de bloques y cerámica por todos lados. El tanque de agua del sanitario, colocado hace cuatro días, estaba roto e incompleto y a unos centímetros quedó el martillo con el que García pretendía hacer el hueco.

Los restos del joven fueron retirados de la morgue de Santo Domingo esa misma noche y trasladados a su comunidad para ser velados por familiares y amigos.

EL EXPERTO

Para el ingeniero civil Rodrigo Naranjo, cualquier tipo de obra que se haga, por más pequeña que sea, debe ejecutarse con extremo cuidado y bajo supervisión profesional, pues situaciones básicas podrían generar complicaciones por desconocimiento.

Detalló que lo que pudo ocurrir es que la acumulación de gas metano y/o sulfhídrico por descomposición de desechos orgánicos en los pozos sépticos fue accionada por el golpe del martillo, que con la presencia de oxígeno en el ambiente, generó una chispa que activó la explosión.

Para evitar este tipo de inconvenientes con los gases, las normas prevén que se coloque un tubo desde los pozos hasta la superficie, para que día a día desfogue sin generar un peligro para los habitantes del domicilio.

Otra de las posibilidades que el profesional consideró es que en el espacio del baño se acumuló gas licuado de petróleo, que pudo haber escapado de un tanque cercano y con el martillazo generó el estallido.

Esto deberá ser verificado por las autoridades investigadoras, a través de la medición de gases y restos en el sitio del siniestro.

Pilas con esto

El gas metano es un hidrocarburo alcano no polar que se presenta en forma de gas a temperaturas y presiones ordinarias. Es incoloro e inoloro y apenas soluble en agua en su fase líquida.