Exclusivo
Actualidad

Cursos en línea, un filón inagotable de aprendizaje fácil

Las plataformas de autoaprendizaje a bajo costo y gratuitas aumentan con los confinamientos. La crisis obliga a aprender nuevos oficios de esta forma

cursos 2
La guayaquileña Angie Rubio, durante una de las clases de repostería que recibe en forma virtual.cortesía

La pandemia lleva más de un año haciendo la "vida de cuadritos" a la humanidad, pero eso no ha impedido que actividades como la formación académica de la gente siga adelante. Así como hemos tenido que adaptarnos a confinamientos y al uso de incómodos cubrebocas contra el coronavirus, también nos hemos visto forzados a 'rebuscárnosla' para seguir capacitándonos profesionalmente y aprendiendo nuevos oficios ante la eventualidad de los despidos laborales y la caída de las ventas en los negocios de distinta índole.

En ese sentido, herramientas como e-learning ya forman parte de nuestro día a día. También proliferan modalidades comunicativas como las webinars o talleres y seminarios que permiten la interactividad entre conferenciante y usuario. Los cursos y minicursos on line no se quedan atrás en esta vorágine de cambios que estamos viviendo.

Desde las primeras semanas de confinamiento las búsquedas de páginas y sitios que ofrecen estos talleres virtuales aumentan como una ola embravecida.  

María José Serrano, guayaquileña, coordinadora de Educación y Tecnologías de la Empresa Pública de Educación y Acción Social, asegura que durante los meses de 2020 en los que estuvimos prácticamente encerrados, plataformas de autoaprendizaje como Domestika, han sido muy buscadas por las personas.

"La gente entra para poder al menos distraerse y hacer cursos, que no cuestan más de 8 o 10 dólares, y que tienen que ver con fundamentos básicos de fotografía, repostería, jardinería..." María José Serrano

"La gente entra para poder al menos distraerse y hacer cursos, que no cuestan más de 8 o 10 dólares, y que tienen que ver con fundamentos básicos de fotografía, repostería, jardinería...", comenta Serrano, quien es la coordinadora de Educación y Tecnologías de la Empresa Pública de Educación y Acción Social, del Municipio de Guayaquil.

Un producto accesible

Humberto Moreno, guayaquileño, docente de segunda enseñanza, destaca que gracias a la Internet, la gente tiene hoy a su disposición cursos para aprender todo lo imaginable posible, desde idiomas, economía avanzada, pasando por clases sobre cómo reparar electrodomésticos, hasta temas sencillos como la elaboración de dulces y manualidades.

Pero lo más importante, según este entendido, "es el bajo costo o libre acceso a estas capacitaciones".

Eso lo corroboran entusiastas alumnos como Anggye Rubio, una licenciada en Ciencias de la Educación y Marketing, quien desde la cuarentena toma cursos en línea sobre repostería.

"Como durante los confinamientos tenía más tiempo libre, comencé a buscar en redes y en Google la alternativa más fácil de tomar los cursos por Zoom o por Team, entre ellos los que más me llamaron la atención fueron los que ofrece la famosa repostera ecuatoriana Anita Belén", relata Rubio.

La joven profesional agrega que, como le gusta la cocina, el innovar en recetas y en vista de que los ingredientes y materiales son fáciles de conseguir, decidió inscribirse por $ 10 dólares en uno de esos cursos ¿El resultado? "Además de haberme ayudado a levantar el ánimo durante la pandemia - revela-, me ha permitido obtener un oficio que puede representarme una nueva fuente e ingreso, si llegara a perder el otro empleo".

Ventajas y desventajas

La educadora y psicóloga clínica Claudia Peñafiel, considera que la capacitación y el autoaprendizaje en línea  son una herramienta válida conforme avanzan los tiempos, la cual no desaparecerá y más bien van a ser parte importante de la gente en la nueva normalidad. No obstante, ella considera que, a diferencia de la modalidad presencial, la enseñanza virtual, incluidos los cursos, aún tiene deficiencias  y "vacíos".   

"Si realmente me interesa superarme y no tengo posibilidades para capacitarme en otra ciudad o en el extranjero con profesionales preparados, los cursos virtuales son una buena opción".

​Claudia Peñafiel, psicóloga clínica y docente

"Mucha gente no enciende las cámaras o no sigue las clases adecuadamente porque está en casa haciendo tres cosas a la vez. Por ejemplo, hace poco un alumno mío me dijo que no escuchaba lo que yo decía porque en ese momento estaba en el mercado", explica Peñafiel, docente de la Facultad de Psicología y Ciencias del Comportamiento, de la Universidad Católica de Guayaquil.

cursos
La tecnología permite actualmente capacitarse desde casa.cortesía

 "Si realmente me interesa superarme y no tengo posibilidades para capacitarme en otra ciudad o en el extranjero con profesionales preparados, los cursos virtuales son una buena opción", puntualiza la psicóloga.

IMG_3549

En Conocoto rompen la rutina con clases de tributación, fotografía...

Leer más