“Regresó para pedirme bendición”

Exclusivo
Actualidad

“Regresó para pedirme bendición”

Mamá de verónica silva, la descuartizada, contó detalles inéditos de la desafortunada joven victimada en el Guasmo Sur de Guayaquil. Según la señora, no sabía que su hija tenía novio y tampoco conocía de la amistad con la presunta autora del crimen.

MARIA RUIZ MADRE DE VERONICA SILVA ASESINADA Y DESCUARTIZADA POR SU MEJOR AMIGA EN EL GUASMO CONTÓ DETALLES INEDITOS
La madre de Verónica también ha tenido que ser medicada por el fuerte impacto que le causo la muerte de su hija.Gelitza Robles.

La mirada entristecida de María Ruiz se perdía adolorida entre las páginas del viejo álbum de fotos infantiles de su amada hija, Verónica Silva. Los calmantes le adormecían un poco el corazón.

Eran las 17:00 del pasado jueves y el féretro con los restos de la joven de 21 años, que fue estrangulada y descuartizada por una supuesta amiga, no llegaba hasta su vivienda, ubicada en la cooperativa Monseñor Leonidas Proaño, de la Isla

Trinitaria. El ataúd solo vino a la 13:00 del viernes.

“Está sedada, ha llorado toda la mañana”, dijo una tía de la chica que escuchaba atenta a la madre mientras revivía el recuerdo de su hija con cada fotografía que pasaba.

Se detuvo en una donde Verónica aparecía vestida con su uniforme escolar. “Cambio de abanderadas 2009”, reza la descripción de la gráfica. “Ella era buena alumna, una chica tranquila, estudiosa, que no salía de casa, no era conflictiva para que le hayan hecho lo que le hicieron”, repetía apretando un pañuelito blanco con el que se limpiaba la cara.

Aparecieron las fotos de su fiesta de 15 años. El rostro de María se sumió en la incertidumbre y la confusión. No entendía las causas que tuvo la sospechosa Kathleen Alexandra Layana para matar a su hija, como ella misma confesó a la policía.

Según la señora, Verónica jamás le dijo que tenía novio y nunca le dio motivos para sospechar que, en año y medio, salía con algún muchacho. El crimen se habría originado por supuestos celos de la victimaria, quien habría sido enamorada de la actual pareja de Verónica.

“Ni siquiera le gustaban las fiestas. Ahora, con todo esto que ha pasado, me vengo a enterar de que tenía novio y sin saber”, aseguraba la entristecida mujer. Tampoco conocía a la sospechosa ni sabía de su amistad con Verónica.

Añadió que la mayoría del tiempo para lo único que su hija salía de casa era para ir a la universidad.

Se regresó dos veces

De hecho, la última vez que Verónica cruzó la puerta de entrada de su casa dijo que iba a la institución a arreglar el horario de dos materias que le chocaban.

El desconsuelo la consume cuando recuerda aquel día. Era lunes, a las 08:30, cuando la vio por última vez. “Ya se había ido cuando se regresó para pedirme la bendición. Le dije que se ponga aretes y se fue. Después de otro rato se regresó porque no llevaba la cédula. Esa fue la última vez que la vi”, suspira.

El rostro de María se ilumina con una sonrisa que aparece como una chispa cuando ve una foto de la graduación del colegio de Verónica. La muchacha se había incorporado como maestra de costura, a pesar de que no le gustaba que su mamá laborara en ello.

“Me dijo que quería trabajar pronto para que no cosiera nunca más. No le gustaba verme trabajar”, evocó la madre que se detenía en las gráficas que le mostraban cómo había pasado el tiempo por su niña, de la que estará orgullosa por siempre.