Exclusivo
Actualidad

Sicarios del cartel de Sinaloa repartieron bala y liberaron al hijo de ‘el Chapo’

Los del cartel superaron en armamento a las autoridades policiales y lograron presionar con pánico.

Liberaron a hijo del Chapo para preservar
López Obrador, presidente de México, apoya la decisión de su gabinete.EFE

Con una poderosa ametralladora Browning M2, el Cartel de Sinaloa le torció el brazo al gobierno mexicano y logró su cometido. El día jueves 17 de octubre, uno de los hijos de ‘El Chapo’ Guzmán, Ovidio Guzmán López, de 28 años, fue detenido en Culiacán, Sinaloa.

Pero la “operación coordinada federalmente”, como lo llamó el secretario de Seguridad Pública del estado de Sinaloa, Cristóbal Castañeda, tuvo un éxito fugaz. Ovidio Guzmán fue liberado poco tiempo después de ser aprehendido. De acuerdo al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Alfonso Durazo, la decisión se tomó para proteger la vida de los ciudadanos.

Culiacán, el corazón de Sinaloa, fue el escenario del terror. En un vídeo que circuló por la red se puede observar un vehículo, al parecer blindado, donde estaban dos de los presuntos sicarios del cartel. Uno de ellos estaba al mando de la artillería pesada.

Muchos de los residentes huyeron de pánico. Las autoridades pidieron a los civiles quedarse en sus casas y las escuelas quedaron cerradas.

Durazo dijo que la Guardia Nacional Mexicana estaba realizando un patrullaje habitual, cuando los agentes fueron atacados por personas dentro de una casa alrededor de las 3:30 pm (hora local).

La unidad tomó el control y encontró a cuatro integrantes, entre ellos Ovidio Guzmán, el hijo de ‘el Chapo’.

Un tiroteo transmitido en vivo dejó con la boca abierta a los espectadores del mismo. Un enfrentamiento entre las tropas federales y los miembros del cartel que, de acuerdo a los informes, intentan rescatar a los hijos del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán de la ley.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, mantuvo su apoyo a las medidas tomadas por su gabinete. “Tomaron decisiones que yo avalo porque se tornó muy difícil la situación”, expresó el mandatario mexicano en una rueda de prensa.

“Estaban en riesgo muchos seres humanos. No se trata de masacres. No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas”, dijo a los periodistas.