Exclusivo
Actualidad

Sin Dios ni ley en la frontera norte

Una zona que arde por la inseguridad. El secuestro de Erci Valencia pone de nuevo en la mira a esta ciudad golpeada
por el crimen.

San Lorenzo
Fuerzas Armadas resguardan el malecón de San Lorenzo.René Fraga

San Lorenzo, en la provincia de Esmeraldas, merece tener una serie de televisión galardonada a la mejor historia basada en hechos reales. Una como las que están de moda porque existen secuestros, se habla de guerrillas y narcotráfico, y detrás de todo eso hay un pueblo entusiasta que, todavía temeroso, vive con la esperanza de recuperar la paz que se perdió hace muchos años.

Los habitantes son los protagonistas principales en esta obra que solo expone la cruda realidad.

En esta ciudad la mayoría de los casi 25 mil habitantes tienen claro que si alguien no cumple con ‘las reglas’ o se relaciona con la persona equivocada puede terminar desmembrada entre los manglares que dividen la frontera de Ecuador con Colombia.

Imagen 2- BYRON CASTILLO - SEGURIDAD EN SAN (29559439)
Varios sectores de las periferias en esta ciudad han sido poblados.René Fraga

Esta escena que parece sacada de una película de ficción es normal para la gente de ‘San Loro’. Un pueblo que parece que fue olvidado por Dios y la justicia.

Levantarse por la mañana y ver en los noticieros locales que el secretario de un juez fue acribillado por no aceptar un soborno o que pasaron kilos de cocaína en lancha por algún cruce fronterizo es el pan de cada día. Las mismas historias con diferentes actores.

Imagen Imagen 2- BYRON CASTILLO - SEGURIDAD (29559416)
Controles por helicóptero para localizar a los secuestradores de Erci.René Fraga

La última ‘temporada’ de esta ‘serie’ violenta, que todavía mantiene en zozobra a los lugareños y conmocionó a toda la nación, es el secuestro de Erci Valencia, hermana del futbolista Énner Valencia, el pasado lunes. Hasta el cierre de esta edición, la mujer, de 28 años, todavía no aparecía ni se conocía algún tipo de acercamiento entre los secuestradores y su familia.

En estos momentos, la ciudad parece un campo de guerra. Helicópteros del Ejército ecuatoriano sobrevuelan el cielo de San Lorenzo para intentar ubicar un rastro de la víctima. Por tierra, patrullas de militares fuertemente armados recorren las calles de los barrios y periferias. Además, agentes de grupos especiales de la Policía controlan las carreteras y los ingresos a esta ciudad. En el mar, la Armada desplegó embarcaciones para realizar operaciones fluviales.

No siempre fue así

Mariano Valencia vive en Luis Cevallos, uno de los barrios periféricos de la urbe. Se nota su preocupación y molestia al hablar del incremento de la inseguridad en su ciudad. También recuerda con nostalgia cuando de pequeño jugaba bingo junto a su familia. Ahora, según él, no se pueden estar a salvo ni en sus propias casas.

“Desde que migraron personas de otros lugares aparecieron la delincuencia, la droga y los crímenes”. Valencia comenta que también se ha generado un pánico colectivo entre los lugareños. porque cuando existe un asesinato “solo los responsables y los victimados saben lo que pasa”.

"Queremos que nuestro pueblo sea como el de antes, donde salíamos a jugar bingo con nuestra familia. Ya no queremos más crímenes”.

Añadió que esta percepción de inseguridad incrementó desde que apareció alias Guacho, líder del grupo subversivo colombiano Frente Oliver Sinisterra, quien fue el responsable de varios atentados ocurridos en la frontera norte durante el 2018 en San Lorenzo, Borbón, Mataje, Alto Tambo, entre otras localidades.

Por esta razón, Mariano Valencia se preocupa cuando vienen personas foráneas a vivir cerca de su domicilio porque “no se sabe si caminas al lado de un guerrillero”.

San Lorenzo
En los controles a los ingresos de la urbe hay personal de grupos especiales de la Policía.René Fraga

Extrema violencia

El coronel Alain Luna Villavicencio, comandante de la Zona 1, explica que desde enero del 2020 hasta la fecha se han reportado 5 muertes violentas en San Lorenzo. “Los dos últimos casos generaron conmoción social”, comenta.

La madrugada del pasado 7 de junio, el comisario municipal fue asesinado en su propio domicilio mientras descansaba. Todavía no se conocen las razones, pero existen cuatro detenidos que son investigados. El funcionario vivía en Zona Franca, uno de los sectores más peligrosos de la ciudad.

En San Lorenzo la gente se dedica a la palmicultura, a la pesca y a la ganadería. Sin embargo, muchos no tienen empleo.

Asimismo, un servidor judicial y dirigente del pueblo afrodescendiente fue asesinado de varios tiros, mientras se dirigía a su casa. En este caso no existen arrestados.

Jofre Loor vende ‘guatita’ en el Malecón de San Lorenzo hace ocho años y el secuestro de Erci Valencia no le parece nada nuevo. Sin embargo, se apena porque otra vez la población podría vivir una situación de miedo como cuando vivía alias Guacho. “La gente tenía miedo porque habían amenazas de que iban a explotar las escuelas. Ahora tocará preocuparse por nuestros hijos”, señala.

'Tierra de nadie'

Los expertos en seguridad explican que esta ciudad fronteriza estaría ‘prácticamente dañada’. Según el coronel Mario Pazmiño, exjefe de Inteligencia de las Fuerzas Armadas y presidente del observatorio Ciudadanos de la Política de Seguridad Integral, esta zona fue penetrada por el narcotráfico y el crimen organizado transnacional. Además de los grupos subversivos.

Pazmiño dice que si bien es cierto estas organizaciones operan en Colombia, es en el territorio ecuatoriano donde se resguardan. “Y a su paso van haciendo trabajos como el secuestro de la hermana del futbolista”.

Otro experto en seguridad, Fernando Carrión, explica que en el lado colombiano existen 12 grupos irregulares vinculados con el narcotráfico y otros que son residuos del proceso de la firma de la paz entre las FARC y el gobierno colombiano. Uno de esos grupos es el llamado Contadores, que es uno de los más sanguinarios y el responsable de desaparecer a las organizaciones de alias Guacho y al grupo de Guerrillas Unidas del Pacífico.

12 grupos irregulares operan en la frontera.

Esto es corroborado por un miembro del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) quien, bajo reserva de su nombre, revela que en varias operaciones donde ha tenido que apoyar a la Armada se ha encontrado con cuerpos desmembrados en los manglares o a las orillas del mar. Muchos de estos cadáveres no son entregados a la Policía porque hasta hacer el trámite de defunción y entierro, la familia de la víctima pierde tiempo y dinero que les serviría “para planificar la venganza”...

Y así culmina un capítulo más de esta serie que no se sabe a qué tipo de espectador le atraerá más. Con una ‘calentura’ de 31 grados centígrados, un cielo nublado y un futuro incierto se viven los días en un cantón violento de la ‘provincia verde’.

Los habitantes de San Lorenzo quieren que los dejen de mirar como la ‘ciudad del terror’.

El límite con lo desconocido 

Este puesto de control está ubicado a dos kilómetros antes de llegar a Mataje, lugar donde se vio por última vez al equipo de diario El Comercio, quienes fueron asesinados en 2018. En la actualidad no hay acceso a la prensa y hay presencia militar las 24 horas. La persona que lo pasa es bajo su propia responsabilidad, dicen.

San Lorenzo
Las autoridades y los pobladores de San Lorenzo recomiendan no ingresar a Mataje.René Fraga
TE RECOMENDAMOS