Exclusivo
Actualidad

El canillita más guerrero

Pese a tener una pierna amputada, José lucha incansable por su mami. Anhela una prótesis y una silla de ruedas nueva.

Tema drama humano madre e hijo en situación carente, ella con el corazón y el sin piernas
José Aráuz requiere una prótesis para volver a caminar.Álex Lima / EXTRA

Se levanta a las 5:00 todos los días, prepara el desayuno para su madre y luego se traslada —en la silla de ruedas que le prestaron— a un pequeño espacio en una vereda. Allí José Aráuz se dedica a vender periódicos. Esa es la rutina de este canillita de 60 años a quien nada le impide ganarse el pan.

José tiene diabetes. Debido a esta enfermedad, le amputaron la pierna izquierda hace dos años. Durante la operación, él sufrió dos infartos que superó gracias a su ‘instinto luchador’. Su progenitora del corazón y de la presión arterial. Ambos se apoyan mutuamente para poder subsistir.

Los cinco dólares que gana a diario los ocupa para comprar víveres e ir a preparar el almuerzo a las 13:00, en su domicilio situado en la Floresta II. Para aumentar los ingresos, betuna zapatos: “Cuando limpio, llevo hasta ocho dólares a mi casa”, explica el sexagenario.

José inició desde los 12 años como canillita. Sólo pudo terminar la primaria ya que sufrió de hidrocefalia en esa época. Su gran sueño era ser marino, pero por su situación económica no logró concretarlo. Actualmente, su prioridad es su mamá: quiere acompañarla hasta el final de sus días.

Lo que gana desempeñándose en estos oficios, apenas le alcanza para comer; tanto él como su madre requieren de medicamentos para poder tratar sus enfermedades. José anhela una prótesis, una silla de ruedas o un par de muletas para continuar trabajando.

Si deseas colaborar con esta familia puedes comunicarte al 0980214407 o a la redacción de Diario EXTRA. Lee la historia completa en la edición impresa de este martes 24 de octubre de 2017.