Exclusivo
Actualidad

¿Qué tan comunes son los delitos sexuales en Guayaquil?

Juana (identidad protegida) fue agredida por un taxista de una plataforma digital, la noche del 23 de octubre, en Guayaquil, pero no sintió la confianza suficiente para denunciarlo de inmediato. Como ella, solo en el Puerto Principal existen otras 517

Imagen ACOSO VIOLACIÓN
Imagen referencial. En el Puerto Principal existen otras 517 víctimas de violación, de acuerdo a los casos recopilados por el Ministerio Público entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2018.

Tiene 21 años y es parte de un tratamiento psicológico para soportar el trauma que ocasionó la violación de la que fue víctima. Juana (identidad protegida) fue agredida por un taxista de una plataforma digital, la noche del 23 de octubre, en Guayaquil, pero no sintió la confianza suficiente para denunciarlo de inmediato.

Sin embargo, lo hizo dos días después. Por eso, tras obtener una boleta de detención, el martes 13 de noviembre, un joven venezolano fue detenido como principal sospechoso.

Y como Juana, solo en el Puerto Principal existen otras 517 víctimas de violación, de acuerdo a los casos recopilados por el Ministerio Público entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2018. Las cifras son menores a las del año pasado, durante el mismo período, en el que hubo 554 denuncias.

No obstante, en el delito de abuso sexual, diferente al de violación, se ha registrado un incremento del 43,5 %, lo que significa que en 2017, a la fecha, la Fiscalía recibió 892 denuncias, mientras que en este año, 1.280. Esto refleja un aumento de 388 casos.

El fiscal César Peña Morán explicó que este tipo de infracciones es cometida por quien roce, toque o cometa actos de índole sexual sobre una persona, sin que haya penetración.

En la violación, en cambio, “existe el acceso total o parcial, sea por vía vaginal, oral o anal. Y no necesariamente del miembro viril, sino de cualquier objeto. Hay gente que dice: no fue violación, porque solo le hizo sexo oral. Eso es falso. Ahí tenemos un caso claro de violación”, enfatizó el operador de justicia.

Otra infracción considerada dentro de los delitos sexuales es el acoso. “Puede ser una insinuación, sin llegar a tocar. Es molestar a alguien con insistencia, con una finalidad sexual.

Por ejemplo, un profesor le dice a una alumna: te voy a ayudar con las notas, pero a cambio espero algún cariñito tuyo. En ese caso, lo que insinúa es tener un encuentro sexual”, explicó Peña.

En los registros de la Fiscalía, entre violación, abuso sexual y acoso, existen 2.227 denuncias presentadas en este año, 337 más que el período pasado.

Conviviendo con el enemigo

El fiscal César Peña explicó que en el 70 % de los casos (7 de cada 10 hechos), el agresor hace parte del entorno de la víctima. “La mayoría pertenece al círculo de la persona afectada.

Además, en los casos de abuso, el aumento de las denuncias es por casos ocurridos en instituciones educativas. La gente tomó valor de denunciar después de que saliera a la luz el caso Aguirre Abad”, mencionó el funcionario.

Ese caso se conoció el 6 de octubre de 2017, cuando se reveló que dos profesores violaron a estudiantes de entre 6 y 8 años. “Ahora ellos cumplen una condena de 29 años y 7 meses. El ver que se hizo justicia ha motivado este año a denunciar. Tal vez las cifras anteriores no mostraban a todas las víctimas”, señaló.

¿Dónde denunciar?

En cualquier Fiscalía de Flagrancia, pues estas dependencias cuentan las 24 horas del día con médicos legistas, especializados en estos casos.