Exclusivo
Actualidad

¡Teme por el futuro de su nieto autista!

Desde hace dos años, una abuelita no sabe nada de su hija y su yerno, quienes se fueron a EE. UU. y le pidieron que cuidara al chico.

Imagen abuela
‘Carlitos’ y su abuela se profesan un profundo amor. (Álex Lima / Extra)

Hace diez años su hija y su yerno le dejaron encargado a su nieto ‘Carlitos’. Ambos partieron hacia Estados Unidos con el objetivo de buscar trabajo para luego llevarse a su pequeño que padece epilepsia y autismo. Sin embargo, es la abuela, Francisca Rodríguez, quien se dedica por completo al cuidado del menor. Los padres no han regresado en todo este tiempo.

Hasta hace dos años, Rodríguez se mantenía contacto con su hija, pero actualmente no sabe nada de ella. Ahora lo que más desea es dar con el paradero de Mariela Villao y de su yerno Harry Mejía para que vean por ‘Carlitos’. La mujer, de 72 años, teme por el futuro de su nieto.

Francisca padece de varias enfermedades como osteoporosis, tiene complicaciones con la presión arterial y cardíaca. Estas dolencias no le permiten salir a la calle, menos llevar a su nieto a centros de salud para que reciba el tratamiento contra las convulsiones.

La adulta mayor teme cerrar sus ojos y que su nieto querido —a quien se encargó de criar como si se tratara de su propio hijo— se quede solo. “No hay nada mejor que el amor de los propios padres”, expresó mientras sostenía un retrato de su hija.

‘Carlitos’ es hiperactivo y a pesar de tener 13 años se comporta como un niño de 3 o 4. Su condición demanda la atención constante de Rodríguez, a quien él llama “mamá” y llena de besos en la mejilla.

Javier Villao, tío del menor, comentó que en casa todos están preocupados al no tener noticias de su hermana Mariela ni de Harry. Esto motivó a su madre a tomar la decisión de iniciar la búsqueda, pues ninguno contesta los mensajes que les dejan en redes sociales, algo que le parece extraño. “Queremos saber qué les pasó”, señaló.

Doña Francisca ya no sabe qué hacer para comprar los medicamentos que requiere Carlitos, además debe realizarle exámenes. Por esta razón, apela a las “personas de buen corazón” que sepan del paradero de sus familiares den información a los teléfonos 2756205-0994710883-042201100, extensión 2491.

Lee la historia completa en la edición impresa de Diario Extra.