Exclusivo
Actualidad

¿Por qué cambiaron de prisión a Jorge Glas?

El exvicepresidente, quien permanecía desde hace un año en la cárcel 4 de Quito, fue trasladado al Centro de Rehabilitación Social de Latacunga, en la provincia de Cotopaxi.

PROCESO JUDICIAL POR ASOCIACIÓN ILÍCITA EN EL CASO ODEBRECHT
El exvicepresidente Jorge Glas fue sentenciado en diciembre pasado a seis años de prisión por un caso de asociación ilícita.Archivo

La Secretaría Nacional de Comunicación confirmó que por “razones de seguridad” se trasladó al exvicepresidente Jorge Glas desde la cárcel 4 de Quito a una prisión en Latacunga, ciudad situada a dos horas de distancia de la capital.

En un comunicado, indicó que luego de la fuga de Fernando Alvarado, exsecretario de Comunicación de la administración de Rafael Correa (2007-2017), han recibido “un informe de inteligencia policial, y por razones de seguridad” se trasladó a Glas al Centro de Rehabilitación Social de Latacunga.

“Se garantizará su integridad de acuerdo a los protocolos vigentes”, señaló el escrito de la Secretaría Nacional de Comunicación.

Eduardo Franco Loor, abogado de Glas, ha rechazado su traslado al considerar que la prisión de Latacunga “no ofrece las garantías para la vida y la salud de Jorge Glas y se está violando sus derechos humanos”.

El letrado recordó en declaraciones a Efe que los jueces naturales del proceso judicial, que está pendiente de resolución de un recurso de casación, están en la capital ecuatoriana, así como el “domicilio jurídico y político” de Glas, quien fue ministro y vicepresidente en el Gobierno de Rafael Correa (2007-2017).

El traslado ocurrió el día en que las autoridades confirmaron la fuga de Alvarado tras despojarse del grillete electrónico que usaba por orden judicial desde agosto pasado, en el marco de unas investigaciones por supuesto mal uso de dinero público.

“Vendetta política”

Loor opinó que es una “vendetta política del gobierno nacional” el traslado de Glas, quien cumplió a principios de mes un año de prisión tras ser condenado, en primera instancia, en el caso de sobornos de la empresa Odebrecht.

Elegido en 2017 en fórmula con el actual gobernante Lenín Moreno, Glas fue sentenciado en diciembre pasado a seis años de prisión por un caso de asociación ilícita, que él niega y que, en parte, se basó en una delación del exdirectivo de Odebrecht en Ecuador Jose Conciencao.

Glas dejó de ser vicepresidente el pasado 3 de enero, al haberse cumplido tres meses de ausencia temporal del cargo, periodo que coincidió con el tiempo desde su ingreso en prisión preventiva en octubre, lo que se considera ausencia definitiva del puesto.

No se pueden ir del país

Tras confirmar la fuga de Alvarado, uno de los hombres fuertes del Gobierno de Correa, el secretario de Comunicación de la Presidencia ecuatoriana, Andrés Michelena, reiteró la decisión del Gobierno de luchar contra la corrupción.

Y anunció que pedirán que “se prohíba la salida del país a absolutamente todos los funcionarios altos y medios” del Gobierno de Correa que están en procesos de investigación en la Contraloría y la Fiscalía.

El ministro de Justicia encargado, Paúl Granda, que hay 31 exfuncionarios de un nivel jerárquico superior que tiene causas en la Fiscalía.