Exclusivo
Actualidad

Cuatro agentes metropolitanos fueron golpeados en La Marín

Diez personas son responsables. Hay un vídeo con el que las autoridades los identificaron.

Foto de Sistema Granasa
Los golpes que recibieron los cuatro agentes les dejó heridas en los ojos y en las mejillas. Uno de ellos sería operado.Fotos: Hamilton López, cortesía / EXTRA

Iván Toapanta, agente metropolitano, fue acorralado por cuatro comerciantes informales mientras otro grupo se ensañaba con sus demás compañeros de la institución. Él era parte del equipo de uniformados que intentó retirar a vendedores apostados en la avenida Pichincha, en el centro de Quito, por La Marín.

“Primero nos lanzaron mangos, luego piedras y palos”, recordó sentado en medio de dos de sus superiores. Hasta el lunes 17 de diciembre, Toapanta tenía hinchada su mejilla derecha, producto de la agresión.

El agente y sus colegas no se dejaron amedrentar por todas las cosas que les arrojaban los comerciantes que se negaban a irse. Fue en ese momento que zumbaron los golpes contra los uniformados.

“¡No se dejen de estos ‘gonorreas’!”, gritaban los atacantes durante el cruce de puñetes y patadas. Un hombre incluso se sacó la correa, usándola como látigo. La puñetiza fue grabada. Las autoridades de la institución hicieron público el vídeo.

Esas mismas imágenes serán usadas como evidencia, ya que se tiene previsto iniciar un proceso penal en contra de esos comerciantes. Eduardo Mosquera, director del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitanos (CACM), indicó que los tipos están identificados. El oficial afirmó que seis personas extranjeras y cuatro ecuatorianas son las causantes de la gresca en el Centro Histórico.

“Esto se sanciona en el Código Penal con una pena de seis meses a dos años de cárcel”, refirió el jefe del CACM.

En lo que va del año, Mosquera contabilizó que sus compañeros fueron víctimas de ataques por 50 ocasiones. Agregó que para recuperar el espacio público se ejecutan tres fases.

La primera es la socialización, donde se da a conocer al comerciante las normas que está incumpliendo al no ser regularizado. La otra es la disuasión, donde se pide al vendedor que se retire del sitio. La última es la de retención de los productos.

El sábado, los metropolitanos estaban aplicando el segundo procedimiento. El jefe de los uniformados afirmó que después de los golpes, los sujetos sacaron armas cortopunzantes como desarmadores.

Otros gendarmes que estaban cerca de la zona llegaron para ayudar a los heridos. En total se registraron cuatro afectados, cuyos ojos, espaldas, piernas y mejillas estabas heridos.

Este lunes uno de ellos ingresaría al quirófano para ser operado en su rostro.

La recuperación de espacios

Durante la presentación del caso, los uniformados explicaron que en la capital existe un aproximado de 11 mil vendedores que no están regularizados. En su mayoría son personas extranjeras que vinieron en la ola migratoria.

Además, se tiene previsto recuperar 12 espacios públicos en donde laboran sin permisos, en todo el Distrito capitalino.

Para esta tarea se cuenta con la presencia de 950 agentes metropolitanos de Control.

Según el CACM, los uniformados hacen cumplir la Ordenanza 143, donde se regula el uso y protección del Centro Histórico de la ciudad.