Exclusivo
Actualidad

La casa del dolor

Cuatro de las cinco personas que residen en el hogar de los Robalino López, en El Triunfo, padecen alguna enfermedad. La familia carece de medios para subsistir.

HERMANOS SUFREN DE DERRAME Y EPILEPSIA
Felícita y sus padres, quienes la cuidan y miman desde que sufrió un derrame hace diez años.Freddy Rodríguez / EXTRA

Casi nadie se libra de la enfermedad. Lloran en silencio, sin albergar esperanza alguna de cambio o mejora, enclaustrados en una humilde casa de campo en el cantón El Triunfo. Carecen de medios económicos para cubrir sus necesidades. Pero en el hogar de los Robalino López se da una cruel paradoja.

Pese a que los padres son adultos mayores y su salud es muy delicada, son ellos quienes cuidan a dos de los tres hijos que residen en el inmueble...Hace diez años, Felícita, de 57, sufrió un derrame cerebral. Y desde entonces, pasa los días sentada en una silla de plástico. Es la única de los cuatro afectados que, de vez en cuando, aún esboza una sonrisa.

Según sus padres, Nicasio y Petita, su hija tuvo dos niñas, pero ellas presuntamente “la dejaron sola” a raíz de que contrajeran matrimonio. Así que la mujer optó por regresar al campo con sus progenitores y sus hermanos Enrique, que padece epilepsia, y Guillermo, el único sano y con posibilidad de trabajar como agricultor. Allí siente que la cuidan con mucho amor, a pesar de la evidente falta de comodidades.

Petita y Nicasio, de 72 y 78 años respectivamente, procrearon 11 hijos. Hoy, Felícita es quien más precisa su atención porque no puede caminar ni valerse por sí misma. Por eso deben darle de comer, la llevan a la cama, la acuestan... Con suerte, puede andar algún que otro metro sosteniéndose en un viejo andador.

Aunque Guillermo trata de llevar a casa lo que gana día a día, ese dinero no es suficiente para cubrir los gastos que se generan en su hogar. Por este motivo, ellos apelan a la solidaridad de los lectores de EXTRA: esta familia necesita una silla de ruedas para facilitar el desplazamiento de Felicíta. Asimismo, requieren medicamentos como Epamil para controlar la epilepsia de Enrique; también pastillas para regular su presión arterial.

En esta Navidad, al igual que las anteriores no tendrán que cenar, solo el apoyo los lectores puede aliviar las necesidades de estas personas. Quienes deseen de buena voluntad colaborar, pueden llamar a los teléfonos: 0991839280 - 0990214407 - 0967523281.

Lee la historia completa en la edición impresa de Diario EXTRA de este miércoles 25 de octubre.