Quito: Un hombre encontró maniatada y sin vida a su mamita
Suscríbete

Exclusivo
Actualidad

Quito: Un hombre encontró maniatada y sin vida a su mamita

La mujer estaba amarrada y boca abajo en la cocina; ella tenía 61 años. Era dueña de un prostíbulo en Pifo, al nororiente de la capital. 

Maniatada - Crimen - Pifo
El cadáver de la mujer habría estado así por 24 horas en el lugar, según la PolicíaCortesía

Marcelo Chaucala fue a la casa de su madre, en Pifo, al nororiente de la capital, la noche del martes 1 de marzo porque no sabía de ella desde la tarde del sábado 26 de febrero y se encontró con una escena desgarradora.

Rosario Muñoz, de 61 años, tenía las manos y los pies maniatados con cinta de embalaje, y además tenía una funda que le cubría la cabeza. Cerca de ella había un pequeño charco de sangre, pero desde la Dirección Nacional de Muertes Violentas (Dinased) todavía no confirman cuál habría sido la causa del deceso.

El mayor Iván Naranjo, jefe de esta unidad, indicó que el cadáver tendría unas 24 horas en el lugar. Además, señaló que no habían recibido el reporte de la desaparición de la señora.

La mujer solía atender un night club que funcionaba en la planta baja de la vivienda donde la hallaron sin vida y que se llamaba Mama Charo.

robovite

'Apercollan' a cliente dentro de agencia bancaria en Quevedo

Leer más

La teniente Dayana Romero señaló que los hijos de la víctima no se habían sorprendido cuando no recibieron llamadas de ella el fin de semana. “Al parecer, la señora solía encerrarse por días”.

Los familiares de Muñoz se preocuparon cuando la mañana del martes llamaron a su casa y la señora no respondía. Es así que Chaucala tomó unas llaves de duplicado que tenía y fue a ver a su progenitora.

Hace unos días, un hombre falleció en el mismo sector cuando intentaba ingresar a un chongo.

Desde la Dinased informaron que la víctima tenía antecedentes penales por homicidio simple y era investigada por otras infracciones.

La policía investiga a un sujeto que solía vivir cerca de la vivienda de la víctima quien ya no se encontraba en el dormitorio donde dormía cuando fue la Policía