Exclusivo
Actualidad

Periodista Enrique Rosales fue trasladado a una cárcel de Guayaquil

El periodista peninsular, Enrique Rosales Ortega, quien se encontraba recluido en el Centro de Detención Provisional fue llevado al mediodía del martes 12 de diciembre a una cárcel de la ciudad de Guayaquil.

Imagen descarga (6)
Los defensores de Rosales Ortega solicitaron el recurso de Habeas Corpus para obtener su libertad pero los jueces de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena negaron el pedido.Cortesía

El periodista peninsular, Enrique Rosales Ortega, quien se encontraba recluido en el Centro de Detención Provisional CDP del cantón La Libertad, fue llevado al mediodía del martes 12 de diciembre a una cárcel de la ciudad de Guayaquil.

La información la confirmó su cónyuge, Gina Mendoza, quien publicó en una red social la noticia del traslado.

“Esposado como un vulgar delincuente se lo llevan a la penitenciaría del litoral, sin importar que tiene 200-90 de presión arterial, que injusticia ver a un hombre honrado en este cuadro”, escribió Mendoza.

El comunicador fue condenado a dos años de prisión y al pago de $ 15.000 en un juicio por calumnias planteado por la ex Asambleísta, Vanessa Fajardo. Su detención ocurrió el pasado 30 de noviembre, ese mismo día sufrió un quebranto en su salud y fue enviado al hospital Liborio Panchana.

Los defensores de Rosales Ortega solicitaron el recurso de Habeas Corpus para obtener su libertad pero los jueces de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena, negaron el pedido; el último fin de semana fue llevado desde la casa de salud donde permanecía asilado hasta el reclusorio peninsular.

A Rosales se lo acusó de haber emitido comentarios en un medio de comunicación radial en contra de la ex legisladora, aseveraciones que durante el proceso del pleito no pudo probar.

Durante los días que ha permanecido detenido el periodista solicitó el perdón judicial y antes de su traslado a Guayaquil se esperaba una resolución al respecto.

La detención y traslado del periodista ha divido el criterio de los peninsulares, quienes utilizan las redes sociales como escenario de debate.