Exclusivo
Actualidad

“Mentí por necesidad de un trabajo”

Robert Endara Intriago, de 19 años, es un exestudiante del colegio Vicente Rocafuerte de Guayaquil.

Foto de Sistema Granasa
El joven utilizaba el uniforme para vender en los semáforos.Gerardo Menoscal / Extra

Robert Endara Intriago, de 19 años, es un exestudiante del colegio Vicente Rocafuerte de Guayaquil. En las últimas semanas, él ha sido tendencia en redes sociales, gracias a la viralización de fotos y videos en los que se lo ve vendiendo fundas para basura, utilizando el uniforme del colegio.

El joven se graduó a inicios de 2019 y en la actualidad ha mentido por la necesidad de un trabajo. Robert asegura que ha tocado muchas puertas, pero nadie lo llama para laborar, por el contrario —dice— le han dado la espalda.

“Me tocó mentir porque nadie me hubiera comprado las funda si salía como un vendedor más”, comenta el joven que está arrepentido.

Él y su padre son el sustento de su familia, integrada por 4 personas: un menor de 9 años, su papá, su mamá y él. “Hago esto por mi hermano, ya que mi papá tiene trabajo estable. Él es pintor y es rara vez que le salen trabajos”, dijo el joven que vive en las calles Décima y 10 de Agosto, centro oeste de Guayaquil.

Su madre, Mary Intriago, indicó que su hijo sí vendió fundas para basura cuando era estudiante, pero que ahora tuvo que mentir para que le compren. “Mi hijo no está haciendo nada malo, no roba, ni comete otro delito, solo trabaja”, manifestó la mujer.

El rector del colegio Vicente Rocafuerte, Frank Granja, visitó al joven en su casa y luego de reunirse le pidió que no utilice el uniforme para vender las fundas.

“Quisimos llegar a él para desmentir lo que circula en redes sociales donde indican que le hemos permitido trabajar con el uniforme. Pero lo importante es que el muchacho es muy trabajador y quiere salir adelante, eso es de aplaudir”, comentó el principal de la unidad educativa, quien con documentos en mano demostró a diario EXTRA que el joven se graduó en el 2018 y era un estudiante promedio.

Autoridades de BanEcuador conocieron el caso del joven y decidieron realizar un primer acercamiento la mañana del 4 de diciembre. Ellos visitaron a la familia y dijeron que regresarán y analizarán la situación para que la familia tenga algún tipo de ayuda para realizar un emprendimiento y poder salir adelante.

Aunque el joven por lo pronto quiere seguir vendiendo, fundas para basura, su meta es ser militar, por ello quiere prepararse para cumplir su sueño. El cual podría ser ayudado si su mamá emprende como costurera, ya que ella le faltan los equipos necesarios para dicha labor.