Exclusivo
Actualidad

‘Fábrica’ de alimentos

Varias familias han implementado huertos en sus viviendas para preparar recetas saludables con ellos

huerto
Los niños de la fundación hicieron todo el trabajo de sembrado.Gelitza Robles

Scarlet Anastacio estiró sus manos pequeñas y morenas para recibir una cucharada de semillas de nabo. Junto con sus seis compañeros de la fundación ‘Más que Vendedores’, del Guasmo Sur, escuchaban atentos a Carlos Vargas, técnico del Programa Huertos Comunitarios del Centro Polifuncional Municipal Zumar.

Trabajaron toda la mañana en montar la estructura de un huerto comunitario en el patio de la fundación y había llegado la hora de sembrar. Scarlet, de 13 años, era la más emocionada. “Deben hacer huecos, separados a un puño de distancia y colocar cuatro semillas”, les explicaba Carlos, quien llegó hasta ese sector para capacitar a sus habitantes y que así puedan sembrar sus propios alimentos orgánicos.

Este programa, que empezó en 2002, consiste en enseñar a comunidades o grupos de personas interesadas, en cómo levantar, sembrar, cosechar y utilizar las hortalizas orgánicas que ellos mismos producen en sus huertos.

Romina Zeballos, directora de Zumar, detalló que en el contexto actual es una forma de que la población obtenga alimentos puros y que, como en el caso de la fundación, los niños puedan mantenerse entretenidos con una actividad sana.

Inicialmente, las capacitaciones se realizaban en la institución, pero desde que empezó la pandemia, los técnicos visitan a los interesados y les muestran cómo preparar la tierra, sembrar, cuidar de las plantas, preparar abono orgánico y antiplagas y, finalmente, a cosechar. Adicional a eso les dan recetas nutritivas para cada vegetal sembrado.

Los niños sembraron nabo, tomate, pepino, puerro y cilantro. Antes de eso, Matías, Nadia, Andrés y Scarlet prepararon la tierra y la ubicaron en cajoneras que montaron con ladrillos. Carlos explicó que el largo dependerá de lo grande que quieran el huerto, pero el ancho debe tener, como mínimo, un metro.

Es indispensable que el lugar escogido tenga exposición al sol por, al menos, seis horas, esté cercana a una fuente de agua y eviten el paso de animales domésticos que pueden dañar las plantas.

Monitoreo de huertos

Zeballos dijo que quienes estén interesados en estas capacitaciones pueden comunicarse con la Dirección de Acción Social y Educación municipal (DASE), tal como lo hizo Mariuxi Borja, quien lidera la fundación. Personal municipal regresa a los lugares donde se han instalado los huertos para monitorear cómo van las plantas y su cuidado.

La dirigente contó que su organización nació en 2016 con programas para que niños y adolescentes adquirieran diferentes responsabilidades que los alejen de actividades que los perjudiquen. Fue así como decidieron contactarse con la DASE para que aprendieran y se divirtieran cosechando sus propios alimentos.

“Nosotros tenemos un centro de fortalecimiento integral, en el que se los capacita en diversas áreas. El huerto estará en la fundación y serán ocho niños y cinco padres los que los cuidarán”, comentó.

TE RECOMENDAMOS