Tres métodos científicos para no caer en noticias falsas

Exclusivo
Actualidad

Tres métodos científicos para no caer en noticias falsas

¿De nuevo creyendo en rumores? Esta es la receta científica para no compartir lo que circula en redes y que es de dudosa procedencia.

Lo sucedido en el cuartel policial de Posorja este 16 de octubre recuerda una vez más que las noticias falsas y los rumores son altamente peligrosos.

Las tres personas linchadas a pedradas fueron juzgadas por los habitantes como “roba niños” y no como culpables de un robo de $ 200 y dos celulares, el verdadero delito cometido. Nuevamente hubo desinformación.

Contra este problema existe desde 2014 en España una Estrategia Antirumores para terminar con los estereotipos de inmigrantes en ciertos municipios. La idea es generar una mejor convivencia en medio de la diversidad, pero lo mismo aplica alrededor de la información que recibimos por WhatsApp y redes sociales.

Como parte de este programa que se desprende de la red Stop Rumores, se promueve la generación de Agentes Antirumores en las Redes Sociales. Una idea que también es válida para confirmar o desmentir el contenido al que siempre nos exponemos.

Para hacerlo, como cualquier agente que combate algo, hay que tener herramientas. Para eso, el departamento de documentación y biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid, tiene cuatro métodos científicos empleados en sus tareas diarias. La meta es evitar las famosas fake news o noticias falsas.

-Representación de datos: Es la creación de un grupo de palabras significativas por su frecuencia en noticias falsas. Si esas palabras identificadas aparecen reiteradamente, el texto aumenta su posibilidad de ser falso. Hay que estar atento a los discursos superficiales.

-Análisis semántico: “Está orientada a la localización de incoherencias en una muestra de noticias dadas”, según el documento de la universidad. Se trata de comparar noticias similares y detectar diferencias. En ese análisis podría hallarse el dato erróneo.

-Datos vinculados: “Consiste en la consulta de fuentes semánticas, para contrastar los datos de las noticias”. Se recomienda tener especial cuidado, aunque sirven de referencia en cualquier consulta, con las páginas de DBpedia, Wikipedia y Wikidata ya que el contenido que manejan está sujeto a cambios.

Los cuatros mandamientos contra las fake news

1. No compartir. Si hay un mensaje de odio que quiere filtrase tratando de venderse como noticia, solo haremos que el problema se difunda más.

2. Reflexionar antes de responder. Hay que tener precaución con los perfiles falsos o anónimos que se crean en redes para compartir cierta información.

3. Dar datos objetivos de manera constructiva. Lo importante es ir construyendo otro criterio sin desprestigiar al otro.

4. Denunciar el contenido a la red social. Tanto Facebook y Twitter tienen la opción de denunciar contenido considerado como sexista, racista o de odio. Hay que hacerlo si ese es el caso y de paso, guardar una captura de pantalla para próximas notificaciones de lo sucedido.