Exclusivo
Actualidad

¡Fregados por el coronavirus en Quito y aún falta!

Los contagios por coronavirus entrarían a su punto más complicado estos días. Dos especialistas dicen
que lo preocupante vendrá después.

BICENTENARIO-CAMAS-COVID
Los pacientes con síntomas leves son llevados al Centro de Atención Temporal de parque Bicentenario.Cortesía

El panorama en la capital por el coronavirus está lejos de desaparecer. Así lo detallaron dos especialistas consultados por EXTRA, luego de que Otto Sonnenholzner, vicepresidente de Ecuador, dijera que esta semana será crítica en la capital.

Para David Larreátegui, médico especialista en enfermedades infecciosas, el agravamiento de la situación ya se la vive desde hace una semana. Es decir, tras 15 días de decretar el cambio en la semaforización.

Acotó que, independientemente de pasar del rojo a amarillo, los contagios tienen a un responsable directo: la desigualdad social.

RELACIONADAS

“Tres de cada 10 quiteños no tienen qué comer, viven del día a día. Se ponga el color que se ponga, la gente va a salir a buscar el sustento”, aseveró. Eso sucedió aquí y en todos los países donde llegó el coronavirus.

El epidemiólogo acotó que es indudable que en las siguientes semanas la situación empeorará. La razón podría ser, entre otras, la ola de desempleo que se generó con la pandemia. “Ahora tenemos una seudonormalidad y, por ende, un incremento de casos”.

HOSPITALES-AMBIENTE-COVID
La afluencia de pacientes a las casas de salud de Quito se incrementó desde el cambio de semáforo.René Fraga

Decidir quién vive o muere

Alberto Narváez, expresidente de la Federación Médica Ecuatoriana (FME), coincidió con el criterio de Larreátegui. “Si bien los contagios no han sido como los de Guayaquil, son los suficiente para colapsar el sistema de salud”.

El especialista en enfermedades infecciosas indicó que en las siguientes semanas se entrará a un pico más alto del mal. En gran medida se deberá a la situación económica que empuja al quiteño a buscar trabajo.

“Llegará un punto en el que los médicos tendrán que decidir a quién dar un respirador. Decidir prácticamente quién vive y quién muere”, advirtió.

Una manera para subsanar el problema es primero, pasar nuevamente a semáforo rojo. Luego hacer una búsqueda, casa por casa, de los pacientes con COVID y de ser necesario poner en cuarentena a barrio enteros.

“Se ha hecho una inversión solo en camas hospitalarias, lo cual no está mal, pero se tiene que hacerlo también en la prevención”, puntualizó.

Cifras del Municipio muestran que son casi el doble -incluso el triple- los infectados que están a la espera de un lugar en hospitalización y UCI (véase el cuadro). Además, todo está copado.

Larreátegui opinó que se debe descongestionar a los hospitales de los pacientes con síntomas leves. Aconsejó que se aumente el espacio en el Centro de Atención Temporal del Bicentenario, en el norte de Quito (CAT), para este fin. “De ese modo, quienes estén más graves, tendrían altas probabilidades de tener un respirador y no morir”.

Según Ximena Abarca, secretaria de Salud del Municipio, se aumentó el número de camas en el CAT. Antes había 60 y subió a 80. De ese número, 37 son de características hospitalarias. Pero el lugar tiene capacidad para recibir, por lo menos, a 370 personas.

Abarca explicó que la proyección que se tiene es de poner en funcionamiento un total de 100 camas. Asimismo, se contrató cerca de 100 personas para reforzar la atención. “Al principio había 92 miembros del personal de salud”.

TE RECOMENDAMOS